Marcha contra Maduro en Febrero del 2019 en Caracas. Foto realizada por Alex Abello Leiva

Venezuela es sinónimo de debacle total, el país no solo ha sufrido la destrucción de su infraestructura sino también de los contrapesos políticos que generaban cierto equilibrio. Esta situación pone muchas interrogantes sobre la mesa. ¿Cómo es posible que Nicolás Maduro lograra desbancar la democracia venezolana, algo que ni el mismo Chávez pudo por completo? Es muy posible que tuviera ayuda inesperada. 

Para comprender el contexto de esa nación caribeña la redacción de Editorial 24 entrevistó al Doctor en Ciencias Políticas, Román Ibarra, exiliado venezolano radicado en Estados Unidos. 

La encrucijada venezolana debe tener alguna solución, para el Dr. Ibarra “lo primero que hay que hacer es buscar un sentido unitario de la oposición para poder articular una sola propuesta”. Un remedio peor que la enfermedad, pues hablar de unidad en Venezuela es una ficción política…por ahora. 

Guaidó o la metedura de pata

Todos pensamos que con Juan Guaidó ese anhelado bloque democrático pondría las cosas en su lugar. Pero Guaidó, “fue un error garrafal”, explica Román. Aludió al artículo 233 de la constitución vigente, se convirtió en presidente interino para llamar a elecciones… pero solo era por “3 meses y lleva 2 años”. Guaidó no ha dejado claro si es “interinato o eternidad”, apuntó Ibarra. “Nadie está medio preñado, estás o no estás”, ilustró el entrevistado sobre la posición confusa del gobierno paralelo. 

El respaldo constitucional del gobierno interino es una pantalla mediática. Es este proceso “hay una abierta violación del artículo 233 de la Constitución venezolana vigente. No se convocó a elecciones, además él se autojuramentó en una plaza pública, pero eso no pasó por la Asamblea Nacional en pleno, en la sede de su constitución. Se han cometido un montón de errores. Pero el asunto no es jurídico, es político”, argumentó Román. 

Artículo 233

Fragmento Art.233: Si la falta absoluta del Presidente o Presidenta de la República se produce durante los primeros cuatro años del período constitucional, se procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los treinta días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente o la nueva Presidenta, se encargará de la Presidencia de la República el Vicepresidente Ejecutivo o la Vicepresidenta Ejecutiva. En los casos anteriores, el nuevo Presidente o Presidenta completará el período constitucional correspondiente. Si la falta absoluta se produce durante los últimos dos años del período constitucional, el Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva asumirá la Presidencia de la República hasta completar dicho período.

Maduro puede parecer y hasta ser bobo, pero su gobierno “tiene orientación internacional de lo peor, como la de los cubanos, la de los chinos, los rusos, iraníes y la guerrilla colombiana, aparte del narcotráfico”, explica el Dr. Ibarra para representar que tan fácil es al régimen hacer la inteligencia a sus adversarios y manipularlos a su antojo. 

“Después del triunfo clamoroso del 6 de diciembre de 2015, donde obtuvimos dos tercios de la Asamblea producto del voto popular , la oposición se emocionó  y pensaron que el trabajo ya estaba realizado y terminaron cometiendo el error de todo el mundo querer ser candidato”, señaló Ibarra, de esta manera se triza el bloque democrático y tiene efecto el contraataque madurista, todo por “poner los caballos detrás de la carreta”. 

Por este camino

Si las cosas siguen como van, el Dr. Román Ibarra desestima la posibilidad de un apoyo eterno de Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea a Juan Guidó. La única manera para Ibarra es “negociar la paz”, lo que describe como presionar y presionar al régimen, acumular fuerzas políticas, abandonar el abstencionismo y tratar de recuperar “tantas alcaldías, gobernaciones y diputaciones como sea posible”. 

Mientras la oposición siga engolosinada en sueños de poder individual, Venezuela seguirá bajo una política nacional catalogada por Francisco de Miranda como “bochinche”. Mientras tanto Maduro y su camarilla continuarán saqueando la nación.

Le podría interesar