Hamán arabe. Foto: Pixabay

Conocida por su danza flamenca, el complejo de castillos adornados del Alcázar y la Plaza de los Toros de la Maestranza, Sevilla cuenta con innumerables tesoros a los cuales se suma ahora un hamán almohade del siglo XII.

Decorado en su totalidad, el baño árabe renació mediante obras de rehabilitación que se ejecutan en el bar Giralda de la calle Mateos Gago.

Se dice que a principios del siglo XX el edificio en el que se encuentra fue objeto de una remodelación y en ese momento se decidió ocultar el hamán con el propósito de preservarlo.

“Lo más importante es que hemos constatado que el baño estaba pintado por completo, de arriba abajo, y con una decoración geométrica de gran calidad. Los dibujos son en almagra sobre blanco y se han conservado grandes fragmentos en bóvedas y paredes”, refiere el diario El País.

El arqueólogo Álvaro Jiménez, al frente de los trabajos, añadió que se trata del “único baño islámico que nos ha llegado con una decoración integral, hasta ahora solo se conocían ejemplos con pinturas en los zócalos”.

Pero la particularidad de ese hamán almohade no radica solo en sus pinturas de lacería, sino también en el número de filas de luceras que iluminan la sala fría: cinco hileras, cuando lo normal es que sean tres o, en los baños más pobres, tan solo una.

Sin dudas una grata noticia para admiradores de la huella de la cultura árabe en España, y muy bien recibida en tiempos de pandemia que opacan la luz de hermosos testimonios gráficos, capaces de dibujar una sonrisa en cualquier rostro.

A usted le puede interesar