Foto Ayuntamiento de Tallin. Pixabay

Estonia es quizás de los países europeos menos citados por ser pequeño, con poco más de un millón de habitantes. Sin embargo, ofrece oportunidades para emprendedores interesados en afincarse en el viejo continente con negocios prósperos. No hay trampas y sí algunos requisitos que deberás tener en cuenta si estás pensando en evaluar la posibilidad de la residencia digital.

Establecida desde finales de 2014, la iniciativa busca permitir el acceso de extranjeros a los servicios generales de Estonia mediante la iniciación y gestión de empresas, el manejo de cuentas y pagos a través de instituciones bancarias locales.

Con la residencia electrónica (e-Residencia) pueden beneficiarse ciudadanos comunes y empresarios con independencia del lugar o país donde se encuentren, y sin importar dónde sea su residencia legal fuera del territorio estonio.

Una vez aprobados los trámites, el solicitante recibirá una tarjeta inteligente (smart card), la que podrá usar para identificarse y firmar o aprobar documentos.

E-RESIDENCIA, INNOVADORA Y MENOS BUROCRÁTICA

Foto e-Residencia. Wikimedia Commons

Se trata de una forma innovadora con la que cualquier persona puede emprender un negocio sin la necesidad de vivir allí y abre al empresario la posibilidad de operar en la Unión Europea, aunque no sea ciudadano de ninguno de los países del bloque.

En un despacho, BBC aclara que la residencia digital no aporta la ciudadanía ni exime de la necesidad de visa, y que su objetivo es que los nuevos residentes contribuyan a la economía estonia.

No es menos cierto que el proceso de abrir un negocio suele ser tedioso y complicado si tenemos en cuenta los tiempos y requisitos que exigen. Sin embargo, la e-Residencia permite a los emprendedores inaugurar su negocio sin necesidad de contar con un director local en Estonia.

También ofrece la posibilidad de acceder a servicios bancarios y de pagos online, declarar los impuestos mediante internet o firmar documentos sin estar allí, una oportunidad que hasta hoy han aprovechado miles de emprendedores.

Sobre la iniciativa -que tiene como propósito cautivar a 10 millones de estonios digitales hasta 2025- podrás conocer más si entras en el sitio web:

https://e-resident.gov.ee/start-a-company/

¿CÓMO SOLICITAR LA RESIDENCIA DIGITAL EN ESTONIA?

Contrario a lo engorroso que puede ser el solicitar residencia en cualquier lugar del mundo, en Estonia las cosas son diferentes. No cabe dudas de que el trámite está diseñado para atraer inversores.

El pedido de residencia electrónica puede hacerse online. Solo tendrás que completar un formulario, proporcionar una fotografía, copia escaneada de tu pasaporte nacional, pagar una tasa de 100 euros y explicar el motivo de la solicitud, aunque este último paso no es obligatorio.

Posteriormente, los peticionarios seleccionados por no haber recibido ninguna objeción serán convocados a una entrevista en persona, en Tallin o en una embajada de Estonia unos tres meses después de presentar la solicitud.

De alcanzar el éxito en dicha gestión recibirán su tarjeta de residencia digital, la cual en principio tendría validez por cinco años. No obstante, en casos bien justificados, también podría tener algún tipo de revisión o suspensión.

Según el exdirector gerente del programa de e-Residencia de Estonia, Kaspar Korjus, los solicitantes podrían ser rechazados cuando hubieran estado involucrados en algún tipo de mal comportamiento financiero o de irregularidad.