Trabajador por cuenta propia cubano

Imagen: «Cuba Havana» by @Doug88888 is licensed under CC BY-NC-SA 2.0

Mejor tarde que nunca. Luego de más de medio siglo de una economía controlada casi de manera monopólica por el Estado, los emprendedores privados cubanos podrán desempeñar la mayoría de las actividades económicas en el país.

El Consejo de Ministros aprobó que se autorice a los llamados Trabajadores Por Cuenta Propia (TCP) a operar en más de 2000 actividades económicas, informó el sitio web de Granma, órgano oficial del gobernante Partido Comunista de Cuba. Solo se limitan, total o parcialmente, 124 de ellas.

Hasta ahora, los TCP solo podían emprender en 127 actividades, la mayoría de bajo valor de complejidad y sin mucho peso en el PIB del país.

Afortunadamente, ahora se elimina esa lista de actividades permitidas, que en su momento generó bromas por tratarse en muchos casos de oficios de épocas anteriores a la Revolución Industrial, como Arriero, Forrador de Botones, Herrador de Animales, o Leñador.

Las actividades no permitidas para el sector privado se darán a conocer próximamente.

Actualmente el sector privado, que el gobierno cubano denomina eufemísticamente “trabajo por cuenta propia”, emplea a más de 600 000 trabajadores, para un 13 % de la ocupación en el país.

Para el cofundador de la consultoría AUGE, Oniel Díaz, esta medida de reforma económica en Cuba “es un paso enorme e histórico. Implica un cambio de paradigma con respecto al TCP. Por décadas y desde su surgimiento, este siempre estuvo sujeto a un listado de actividades puntuales que eran las que se podían desarrollar, dejando en la ilegalidad a todo lo que no estuviera autorizado. Es un paso que impulsa y crea mejores condiciones para la constitución de las PYMES y las Cooperativas No Agropecuarias.

“Si con un magro listado de 128 actividades autorizadas de TCP con alcances inflexibles, escasez de materias primas, regulaciones deficientes y sanciones económicas hemos sido capaces de levantar emprendimientos contra viento y marea, este nuevo escenario donde las posibilidades de hacer se han multiplicado exponencialmente abre una senda en la que no habrá retroceso para que juguemos un papel cada vez más importante en la economía nacional junto al resto de los actores”, comentó Oniel Díaz.