La cuestión de la internet y redes sociales en estos tiempos de traspaso de perfiles analógicos a la era digital, se ha vuelto objeto de estudio y acción a nivel mundial, sobre todo luego de su innegable papel en la “Primavera Árabe” y otros sucesos que apunten a cambio democrático, más allá de cualquier área geográfica, visto el mundo como una aldea global, .

A tenor con esta realidad, conversamos con José Raúl Gallego, ex profesor de Periodismo de la Universidad de Camagüey, Cuba, quien fuera perseguido y llevado a renunciar a su cátedra por sus opiniones en pro de una democratización de la comunicación y el derecho a disentir social y políticamente en su país.

Hoy Gallego cursa su doctorado en tierras mexicanas y mantiene una activa postura de denuncia y difusión de la realidad en la Isla. Accedió a una charla por la misma vía en que postea y acciona por un cambio y contra las arbitrariedades actuales en su Patria.

MIRANDO A CUBA DESDE LA RED

E24: – Las redes han mostrado una gran posibilidad de encausar el descontento popular ante un régimen desde la llamada «Primavera Árabe». Según tu percepción; ¿cómo podrían usarse para lograr cambios democráticos en el tema Cuba?

JRG: Lo primero que te diría es que las redes son un instrumento, un canal que en sí mismo, por su diseño, su configuración tiene una serie de potencialidades que tienen que ver con la horizontalidad, con la creación de redes de comunicación, pero son eso: un instrumento y un canal. Lo que se haga o pase en las redes, depende mucho de quién las use y cómo se usen.

Creo que tanto en las redes como fuera, los cambios democráticos en Cuba pasan por dos cosas: en primer lugar sacar del poder a un régimen que no le interesa hacer cambios democráticos; se ha demostrado durante 60 años y lo que estamos viendo ahora con el congreso del PCC, no es muy alentador; no les interesa la democracia, ni les interesa soltar el poder mantenido durante 60 años.

Entonces, lo primero es que salgan del poder, pero no es suficiente. La democracia es una forma de gobierno que no se da espontáneamente, que necesita de valores cívicos, de ciudadanos; no se hace democracia con súbditos; y se necesita crear esos valores ciudadanos para crear los ciudadanos que necesita una democracia. Algo bien difícil cuando tu cantera son generaciones que han nacido bajo el totalitarismo.

EL QUÉ Y EL CÓMO MIRAR DISTINTO

Creo que hay que hacer las dos cosas. Usar las redes en función de crear proyectos colectivos, proyectos de resistencia, visibilizar ante la opinión pública internacional las violaciones de derechos por parte del gobierno, utilizar las potencialidades de las redes para articularse y; al ser la esfera pública un lugar vedado a las organizaciones sociales no controladas por el gobierno; son las redes también el espacio para articular iniciativas, hacer proyectos y discutirlos, hacerlos públicos y que las personas los puedan debatir.

También articular esa nación transnacional que es Cuba hoy, gran parte de su población está desperdigada por el mundo y las redes posibilitan disminuir un poco o romper el efecto de separación que crean las barreras geográficas y, a través de las redes, poner en discusión proyectos de país gestados tanto dentro, como por personas fuera del país.

E24- ¿Son suficientes los esfuerzos por vía Internet para conseguir organización, difundir información y plantear una línea de trabajo unida hacia un cambio en Cuba?

JRG: No estoy seguro de si en este momento existe interés de plantear una línea de trabajo unida hacia un cambio en Cuba. Tampoco te podría decir si sería la vía para lograr ese cambio, o si sería saludable, o exitoso la existencia de varias líneas de trabajo, aun cuando todas tengan objetivos en común.

CONFORMANDO UN CANAL

Sea cual sea la vía, Internet es un canal, una plataforma que hay que usar y explotar lo más que se pueda, pero no se puede perder de vista que en Cuba el nivel de penetración de internet es muy limitado; con respecto a lo que pasa en otros países; y existe una gran masa poblacional que no tiene internet o los usos que le dan no son informativos o políticos.

Sin bien internet es una herramienta importante, una parte grande del trabajo tiene que ser el mundo off line, fuera de las redes, trabajando directamente con la gente porque sobre todo, los más necesitados, los que más debieran beneficiarse en un cambio democrático; no solo de corte económico; a veces no saben ni lo que es un teléfono inteligente.

Tenemos también una gran población de personas mayores. Cuba es un país de población envejecida, muchos de ellos no acceden a internet, no saben lo que es y también están sufriendo las penurias de la situación económica, en algunos casos el mal trabajo de un aparato gubernamental que no se preocupa por resolverles sus problemas.

Entonces es importante el activismo fuera de las redes, hecho dentro de Cuba por personas capaces de llegar a los barrios, a las zonas más difíciles, porque aquel es un sector poblacional nada despreciable y que no puede quedarse fuera, no solo por lo que significa para la posibilidad de un cambio, sino porque si hablamos de construir una democracia y una República inclusiva, pues esas personas tienen que estar en el centro de atención.

CUESTIONAMIENTO VS PROPAGANDA PARA MIRAR DISTINTO

E24- ¿Qué papel le asignas a los medios alternativos de comunicación en la cuestión de generar contenidos que lleven a la protesta colectiva?

JRG: La respuesta depende mucho de la visión de periodismo que tengas. No todos los medios trabajan con una visión del periodismo como propagandismo o agitador político. Esa no es la función del periodismo en muchos casos, sino que está orientado a la vigilancia del entorno, el cuestionamiento del poder, la construcción de consenso, no provocar protestas colectivas. Puede ser la función de la oposición, de algunos activismos, no del periodismo.

La misión del periodismo es narrar, contar, visibilizar, mantener al poder a raya, analizar. Todas esas informaciones pueden ayudar a las personas a tomar conciencia de lo mal que está la situación, de la necesidad de un cambio, pero la función del periodismo no es arengar a que la gente salga a la calle a hacer protestas colectivas.

El periodismo puede contribuir a todo eso, pero no es su función porque dejaría de ser periodismo para ser propaganda y eso no le corresponde a los medios independientes, para eso las organizaciones políticas pueden tener sus propios canales de comunicación, tener sus propias webs, podcasts, programas en Youtube. El periodismo no está para arengar.

Si hoy, desde los medios independientes, se hace un periodismo veraz, objetivo, sincero, pues ahí estarán expuestas y visibles las problemáticas de la sociedad cubana, la labor del gobierno cubano, su negativa a cambios pacíficos, la represión contra las personas que buscan un cambio y disienten políticamente.

Creo que eso también ayuda a que las personas concienticen la necesidad de un cambio y también dónde están los problemas de Cuba, de dónde parten y qué haría falta para solucionarlos. Si el periodismo cumple con eso, cumple con su función y la de arengar, de generar protestas, la harían el resto de las personas cuyo objetivo es ese.

INFORMACIÓN PARA CONTRARRESTAR INFORMACIÓN

E24- ¿Cómo crees que puedan contrarrestarse a través de las redes, la propaganda oficial, el bloqueo de información y la intromisión para desunir?

JRG: La información se contrarresta con información, generando información, desmontando discursos errados. Hay que tener cuidado en no tener un discurso demasiado reactivo, estar todo el tiempo respondiendo solo a la agenda que te imponen desde los medios oficiales.

Incluso lo hemos visto en los últimos tiempos: el discurso que ellos están generando es muy poco creíble, en algunos casos ni siquiera merece la pena desmontarlo, porque las personas por sí mismas no lo asumen, aunque lamentablemente siempre hay grupos poblacionales que no tienen cómo contrastar la información y es esa su única vía de informarse.

Creo que lo más importante es ir adelante con tu propia agenda, mostrando lo que está mal, la injusticia, dónde el poder se excede, dónde viola los derechos de los ciudadanos y; ante cuestiones puntuales; desmontar, enseñar dónde están los “huecos”, los errores, las manipulaciones de ese discurso que te van llevando.

Eso es algo que está haciendo el periodismo independiente y no solo este, sino muchísimas personas desde las redes, los llamados “influencers” también están haciendo su trabajo para desmontar este tipo de cosas, pero lamentablemente hay que tener en cuenta que hay un sector poblacional al que no llega este mensaje y solo puede acceder al de la TV.

Por ello además del periodismo, es importante el día a día, la propia realidad. Hay discursos del gobierno cubano que ya no hace falta ni siquiera que los medios independientes los desmonten. La gente lo está viendo, sufriendo las carencias, está viendo el mal trabajo y por más que les digan en el noticiero que “se sobrecumple”, que “vamos bien”, que se van a resolver los problemas, la terca realidad les muestra que no es como se lo están poniendo.

REDES SOCIALES, SEPARAR LA PAJA DEL TRIGO

E24- ¿Consideras que es suficiente el trabajo en redes para difundir la corrupción, las diferencias con el cubano de a pie, los privilegios y la ostentación de la élite gobernante y que esto lleve a la reacción popular?

La gente está haciendo lo que puede. Hay muchísimos denunciando de manera independiente, ni siquiera hablo de los medios. Se está gestando una visión ciudadana de visibilizar estas cosas y la gente quiere subir eso a las redes.

Cuando se forman broncas, problemas con la policía, siempre se oye una voz que dice: “¡Fílmalo y súbelo!” o “¡Esto lo estoy subiendo para que lo vea todo el mundo!”. El cubano ha empezado a aprender que, ante la desprotección que tiene por parte de las instituciones estatales, muchas veces es la opinión pública lo que le brinda un poco, al menos algo, de protección.

Por otra parte está este afán de denuncia que uno siente ante lo mal hecho, al no tener medios de prensa; como son los oficiales; que supuestamente deberían mostrar las injusticias que sufre el ciudadano, las personas lo hacen por sí mismas y esto es parte ya de una cultura global. La gente graba, sube y se vuelven virales los videos y luego los asumen los medios de comunicación, los replican, buscan a la gente, los contextualizan.

ACCESO A LA INFORMACIÓN, LA PATA COJA DE LA MESA

En Cuba el tema del acceso a la información es grave. Hay mucha falta de transparencia, los dirigentes viven prácticamente como una clase aparte, más toda la parte de la represión sobre los que denuncian. Recuerda que hasta tenemos un decreto 370 que multa con 3 mil pesos por hacer denuncias en las redes, por publicar algo que no guste a quienes dirigen.

Todo esto son impedimentos a que haya más denuncias, a que la gente pierda el miedo definitivamente, pero creo que si miramos lo que está pasando hoy en las redes, comparado con lo que pasaba hace un año; para no ir muy lejos; hay un salto bastante considerable. En la gente se ha ido creado como una visión de la importancia y la necesidad de denunciar y mostrar públicamente las arbitrariedades de las que son víctimas.

Ojalá pudiéramos tener más cosas, o personas que trabajan con información sensible, o vinculadas directamente a la cúpula; aunque fuera en puestos de trabajo menores; que se animaran a denunciar, a hacer públicas las arbitrariedades que cometen, la forma en que viven; diferente al resto de la gente; pero sabemos que eso en Cuba tiene costos enormes. Todavía mucha gente no se atreve a eso porque sabe que significa perder su trabajo y traería consecuencias para su vida personal y para su familia.

Si se compara con lo que se hacía un año atrás, es mucho más. Está el trabajo de la prensa independiente a la búsqueda de este tipo de información y de varios influencers desde varias plataformas como Youtube, a los que incluso mucha gente acude a darles las denuncias antes que a la prensa; que debe hacer un proceso algo más reposado y cuidado de investigación; y estos las emiten apenas las reciben y son canal para visibilizar el problema.

REGULACIONES Y TRABAS AL MIRAR DISTINTO

E24- ¿Cuál crees que sería el rol de las redes en difundir la verdad, más allá del control y regulación de Internet que ejecutan los gobiernos dictatoriales para tratar de impedir la difusión de la realidad?

Son un instrumento super importante. En el caso de un país como Cuba, donde los medios de comunicación tradicionales están en manos del Estado, las redes; más difíciles de regular por parte del gobierno; han quedado como ese nicho a través del cual las personas pueden hacer circular la información que nunca circularía por los medios oficiales.

Cuando se haga un balance de lo hecho hasta hoy, no se puede dejar de mencionar a las redes y a internet sobre todo, como una plataforma de suma importancia para catalizar determinados procesos, visibilizar injusticias, crear comunidad, alternativas y proyectos; tanto dentro como fuera de la Isla; con cubanos dentro y fuera.

A pesar de que sabemos que en Cuba también están vigiladas, pues todo pasa por el monopolio de ETECSA (Telecomunicaciones de Cuba), muchas de las protestas coordinadas, acciones, manifiestos cartas, se han coordinado a través de las redes.

Se sabe que reunirse un grupo de personas en un espacio físico es complicado, mientras que a través de las redes, tomando las medidas de seguridad pertinentes y desde sus teléfonos, pueden coordinar acciones y sacar manifiestos como el reciente del 27 de Noviembre.

Es difícil decir: “Este es el elemento más importante”, pero sin dudas uno de los fundamentales para el empoderamiento de la sociedad cubana, ha sido el acceso a internet (con todo lo deficiente, lo vigilado, con todos los problemas) ha sido una de las piezas claves de todo lo que ha cambiado en Cuba en los últimos dos años.