Apenas aterrizó en Moscú, Alexei Navalny, fue detenido por la policía. El contrincante más fuerte de Putin en Rusia, retornó después de una larga lucha por su vida. Por meses el opositor se mantuvo en Alemania para recuperarse; tras presuntamente, haber sido envenenado por la inteligencia rusa.

Putin dio la orden a través de un tribunal para que fuera aprehendido por 30 días. De esta manera se organiza la estrategia para contener las futuras actividades del incansable activista político.

Navalny si que jode

Navalny comenzó como bloguero en 2008, denunciando los atropellos a las libertades individuales en Rusia. Su voz ha calado fuerte en los sectores demócratas y reformadores de la república más importante de la Ex Unión Soviética.

Primer largometraje de Navalny sobre Putin. Aun no está en español, lo sentimos.

El país se enfrenta aun a los sistemas mafiosos de control de la economía de la antigua URSS. En el proceso de desmantelación del comunismo solo se tranfirió la propiedad de las empresas a los mismo que ya hacían uso personal de los recursos del Estado. Para combatir la corrupción endémica, Navalny creó el «Fondo de Lucha contra la Corrupción». Esta institución ha expuesto por años las tramas de defalco de los empresarios «estatales».

Alexei Navalny intentó presentarse a las elecciones presidenciales de 2018, pero su candidatura fue rechazada. El establishment evita confrontar a sus figuras predilectas con aquellas que cuentan con un apoyo popular creciente.

Que pasó con el chino más rico de la historia.

Por sus labores ha sido encarcelado 19 veces, sin dudas una piedra en el zapato para el régimen Putinísimo del Kremlin. El mundo observa su regreso con atención, el deseo de su desaparición física se incrementa y se teme que el tercer intento de envenenamiento sea el último.

Por lo pronto se mantendrá en la cárcel, el régimen de Putin rechazó los pedidos de gobiernos europeos para que se respeten los derechos humanos de Navalny.