Conocida a nivel internacional como la reina o madrina de la performance, la artista serbia Marina Abramovic suma a su extensa lista de reconocimientos el Premio Princesa de Asturias de las Artes en España.

De acuerdo con el jurado, se reconoce a Abramovic por una labor que explora los límites del cuerpo y la mente a través de performances arriesgadas y complejas en una constante búsqueda de libertad individual, reseña la prensa.

La creadora cuenta con una carrera de cinco décadas en la cual destacan series como Lips of Thomas y Barroco balcánico, sin embargo, una de sus obras más mediáticas fue La artista, una performance realizada en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

En aquella ocasión la artista -que nació en el Belgrado de 1946- permaneció inmóvil en una silla por horas mientras miraba a los ojos a los visitantes sentados frente a ella.

COLABORACIONES Y PALMARÉS

Por más de una década Abramovic trabajó con Uwe Laysiepen (1943-2020), quien usaba el nombre de Ulay. Dicha colaboración se basó en producir una entidad artística única e individual, capaz de trascender los límites tanto de lo público como de lo privado.

Durante su carrera ha merecido el reconocimiento no solo de su público sino de prestigiosos eventos como la Bienal de Venecia, que en 1997 la premió con el León de Oro a la mejor artista por la pieza Balkan Baroque.

A su palmarés ahora suma el Princesa de Asturias de las Artes, concedido a la persona, grupo de personas o institución cuya labor en la Arquitectura, Cinematografía, Danza, Escultura, Música, Pintura y demás expresiones artísticas constituya un aporte relevante al patrimonio cultural de la humanidad.