Pastora Yuanis Sayús es la mujer que inspiró uno de los temas más sonados en la música popular cubana, El guararey de Pastora, que popularizaran los Van Van, en la década del 70 del pasado siglo. Pastorita, mujer negra y delgada, vivió sus últimos años en Uveral, un polvoriento poblado con frontera a la base naval de Guantánamo, donde falleció en noviembre de 2013.

Casi olvidada, la musa del mítico changüí, reapareció en unos de los eventos iniciales del festival nacional del ritmo primario del son para ser honrada, en tanto protagonista de unos de los números vanvaneros más coreados por el pueblo cubano.

El tema en cuestión fue escuchado por Juan Formell al visitar Guantánamo (a la sazón, miembro de la orquesta de Elio Revé) y luego en voz y manos de Pedro Speck, connotado changüisero, durante una estancia de este en La Habana. El músico, ya con su propio ensamble, no reparó en sacarle toda la energía bailable al chispeante tema, bajo los timbres de una nueva sonoridad que bautizara como changüí-shake.

El origen de la canción recorre los entresijos familiares de Pastorita, madre de Petronila, joven que decide convertirse en novia de Roberto Baute Sagarra, un tresero changüisero y casado, 20 años mayor que ella y amigo de la familia… Una suma de razones que motivan a la progenitora a oponerse de manera rotunda a la relación, pero sin éxitos. 

Pedro Speck padre de la fama

Debido a esos encontronazos entre suegra y yerno, Baute, de manera perspicaz, se apropió del término guararey, por entonces de moda y cuyo uso en la región guantanamera remitía a enfado, rabia y oposición por algo…, y así nacieron las cuartetas acompañadas a golpe de tres y marímbula, y que pronto comenzaron a corear: Pastorita tiene guararey conmigo/ yo no sé por qué será…

Sin embargo, hay alusiones de que fue el marimbulero Pedro Speck, quien realmente hizo popular en los predios guantanameros El Guararey de Pastora. El compadre de Baute, en cada guateque changuisero, entraba con la tonadita hasta convertirla en una pieza imprescindible del repertorio, a tal punto que hasta los allegados de Pastora olvidaron que ella, la bailadora, fuera la musa-suegra inspiradora.

A pesar que los medios en la Isla le acuñaron a Juan Formell la autoría de la canción, el reconocido director nunca se lo adjudicó. En una ocasión el músico expresó que la pieza en cuestión la conoció de manos de Pedro Speck, una afirmación que tuvo peso durante el juicio por los derechos de autor de El guararey de Pastora.

En otras declaraciones ofrecidas por el fallecido músico cubano, reconoció que en su trayectoria musical tuvo el privilegio de aprender a tocar changüí dentro de la orquesta del extinto maestro Elio Revé Matos y que, en una presentación en Guantánamo, alternaron con un grupo de la ciudad que interpretó el tema.  

Manifestó que le gustó mucho, hasta el punto que anotó la letra y la trajo a la memoria, hizo la orquestación y lo incluyó en el repertorio del denominado Tren de la música cubana, los Van Van.

A usted le puede interesar este artículo

Pastorita para siempre

Formell no puntualiza el nombre de la agrupación changüisera con la que compartieron escenarios en Guantánamo; sin embargo, es posible que haya sido la misma que integraban Pedro Speck, en la marímbula, y Roberto Baute Sagarra, en el tres, viejos conocidos de Revé Matos.

Aún no son claras las circunstancias del pleito entre ambos amigos, Speck y Baute, que conllevaron a que comparecieran ante un juicio para esclarecer la autoría de la canción.

Se presume que luego de ser popularizada por los Van Van, hubo resentimientos por las dudas acerca de la autoría del tema que, no pocos en la tierra oriental, concedían a Speck.

Un asunto que quedó aclarado en la sentencia 336, del 14 de junio de 1976, del Tribunal provincial de Guantánamo, y en buena medida gracias al testimonio de Pastora Yuanis Sayús, la inspiradora de la clásica pieza del repertorio popular de la música cubana.

¨Bastaron mis sinceras palabras: Sí la escribió para mí, soy Pastorita, la del Guararey, cuál otra puede ser la historia. Estoy convencida de que la canción es de Baute¨, así expresó, Pastora Yuani Sayús, en una entrevista concedida en el 2009, a un rotativo local, durante las celebraciones del Cuarto Festival Internacional de Changüí, en Guantánamo.

En noviembre de 2013, a la edad de 97 años, fallece la inspiración del Guararey de Pastora, Pastorita Yuani Sayús, quien logró desenredar los entuertos del conflicto autoral de uno de los pasajes sonoros que más ha recorrido el mundo y ha puesto a bailar a millones bajos el sonido indiscutible de una de las orquestas insignes de la música popular de la Isla, los Van Van.