Cientos de manifestantes se enfrentaron a la policía este viernes en Asunción, durante una marcha convocada vía redes sociales, en reclamo contra la corrupción generalizada en el país y agudizada durante el manejo de la pandemia del covid 19 y que tuvo un punto de quiebre en las primeras horas del día, con la renuncia del criticado ministro de Salud Pública Julio Mazzoleni.

La convocatoria se libró bajo el lema “YoestoyParaMarzo2021”, emanado de los sucesos conocidos como “Marzo Paraguayo” (crisis política entre el 23 y el 29 de marzo de 1999, provocada por el asesinato del entonces vicepresidente Luis María Argaña en la que más de 10 000 personas se manifestaron frente al Congreso en Asunción y desembocó en una masacre con 8 muertos y más de 700 heridos de diversa gravedad (de ellos 92 por armas de fuego), lo que condujo a la renuncia del presidente Raúl Cubas.

Paraguay no aguanta más corrupción

Los autoconvocados hicieron patente su hartazgo por la corrupción imperante entre la clase gobernante, que llevó a la “desaparición” casi total del crédito solicitado por el ejecutivo de mil 600 millones de dólares para el combate al covid 19, sin que se haya hecho absolutamente nada por la modernización del sistema de salud, actualmente colapsado por el avance de la pandemia.

Tras una serie de reclamos frente a la sede del Congreso Nacional, intentaron rebasar el vallado de seguridad policial previo al palacio de Gobierno, con la exigencia de renuncia al presidente Mario Abdo Benítez. La policía respondió con balines de goma, gases lacrimógenos y carros hidrantes, además del avance de la montada sobre los manifestantes.

El comisario general Silvio Leguizamón afirmó que “las medidas policiales fueron tomadas ante la violación de los manifestantes del perímetro establecido y permitido para la marcha. Además, la sede de la Comandancia de la Policía Nacional (frente al Congreso N.d.R), fue apedreada por algunos manifestantes”.