Representación del sueño de la carrera espacial de Nicaragua. by ClimateState 

El presidente Daniel Ortega  ha puesto a Nicaragua a la delantera en la carrera espacial entre las naciones de la “América Progresista”. Ante la prontitud por controlar el espacio exterior, el presidente Ortega, ordenó la creación de la “Secretaría Nacional para Asuntos del Espacio Ultraterrestre, la Luna y los Cuerpos Celestes”. 

Así fue la orden:

“La presente iniciativa de Ley está dirigida a la creación de una Secretaría Nacional para Asuntos del Espacio Ultraterrestre, la Luna y otros Cuerpos Celestes, que permita al Estado nicaragüense atender esta temática con la rigurosidad técnica y científica necesaria, con visión de defensa de intereses supremos nacionales y la búsqueda de oportunidades que, como país, debemos de aspirar en este ámbito, de conformidad con las normas del derecho internacional”

El mandatario sandinista es de los más propositivos del continente. Hace algunos años planteó la construcción de un canal interoceánico que haría palidecer a Panamá. Este proyecto costaría 40mil millones de dólares, afortunadamente no se ha puesto la primera piedra.

Nicaragua se ha vuelto en la nación de los proyectos faraónicos. Por unos 346 millones de dólares encargó a una empresa China la construcción del «Nicasat-1″, el primer satelite de comunicaciones del país. Hasta el momento poco o nada se sabe sobre el destino del dispositivo nica en la orbita de la Tierra.

Pies en Nicaragua

El éxito de Ortega por levantar una economía devastada está por el piso. Al perecer su aislamiento de la realidad le hace pensar que su reino no es de este mundo. Así que al no poder acabar con la pobreza y ser incapaz de incentivar la producción prefieren idear un futuro fuera de este planeta.

Desde 2017 el país comenzó un camino indetenible a la crisis política y económica, aumetó un 15% la pobreza extrema mientras que el crecimiento del PIB se mantiene en números negativos.

En vez de promover tales sinsentidos, el régimen debería apostar por el talento nacional, retomar a figura como Israel Lanuza para generar turismo y atraer la atención de jóvenes emprendedores como él. Nadie como Lanuza ha sabido poner a Nicaragua en la mira del concierto de naciones desarrolladas. En vez de seguir con los pies en la luna, Ortega debería poner un poco de sabor nicaraguense en la salsa de centroamérica.

Nota del autor: Es difícil hacer periodismo serio con estas vainas. El estilo y la compostura se pierde…caramba Daniel, este tipo de noticias es para humorismo político, póngase serio compadre, salga de la edad de piedra primero.

Mientras tanto Bukele