Empiezo aceptando que la posibilidad de la sentencia pudiera recibirse todavía como prematura , exagerada y hasta pretenciosa  por muchos ya que la proporción de jugadores nacidos en el llamado viejo continente sigue siendo prácticamente insignificante si la comparamos con la cantidad de jugadores estadounidenses que militan en las diferentes plantillas que calzan el espectáculo de la National Basket Association (NBA) . Pero la designación del serbio  Nicola  Jokic como mejor jugador de la Liga en esta temporada por encima de nombres ilustres en la NBA como Joel Embiid y Stephen Curry le agregan un aditivo interesante al análisis del asunto, porque significa esta la tercera exaltación de manera consecutiva que se le concede a un europeo . 

El serbio ya era reconocido desde que llegara al “Mejor Baloncesto del Mundo“ como el mejor pivot  asistidor  de la Liga, pero los números ofensivos que fue archivando durante todo el calendario regular del 2021 y su jerarquía dentro del juego de los Denver Nuggets hacían presagiar que sería muy  difícil que su nombre no saliera por encima del resto en la lucha por el MVP. Sus promedios  de 26,4 puntos , 8,3 asistencias y 10,8 rebotes por partido eran rotundos para el destaque, contando  además obligadamente los  60 “dobles dobles” y 16 “triples dobles” conseguidos. Desde los tiempos de Shaquille  Oneal no se veía un pívot tan dominante  en un baloncesto  que paulatinamente ha ido transcurriendo hacía la preponderancia del juego  perimetral , reduciendo el desempeño en la zona pintada a la mera acción de recuperar balones en la lucha bajo las tablas. Pero el triunfo del serbio no es un hecho aislado. Las dos últimas campañas también otro europeo había destacado con la designación de “Más valioso” gracias al desempeño del griego  Giannis  Antetokounmpo . 

Antetokounmpo lo ganó en los dos últimos años.

“The Greek Freak” irrumpió en el entorno NBA como una exuberante combinación de las actitudes defensivas habitualmente  reconocidas en los jugadores europeos junto a condiciones atléticas excepcionales que le arropan su innegable  talento anotador  . El helénico  tuvo una temporada 2019-2020 de ensueño con los Milwaukee Buks, pues además del galardón de MVP ganó igualmente el de mejor defensivo , incluyéndose de esta manera en el selecto grupo de jugadores que han podido dominar ambas facetas del baloncesto . Solo otros 4 hombres dentro de la larga historia de la NBA han podido hacerse con los dos premios, y de ellos solo 2 lo hicieron en una misma temporada; Michael Jordan (1987-88) y Hakeem Olajuwon (1993-94). Quedar ubicado en algún listado junto a esas  legendarias figuras , es indudable que le concede  a Antetokounmpo unos quilates nobiliarios que lo enaltecen dentro de la realeza del deporte.

Pero el poner a Europa a esos contrastados  niveles de calidad no es algo que haya llegado a partir de la explosión de Jokic y “The Greek freak”. En la historia de las votaciones para elegir al mejor jugador de la NBA que datan del lejano  1956, ya otro nacido en el llamado viejo mundo pudo encumbrarse como el mejor jugador de una temporada NBA. En el 2007 el alemán Dirk Nowitzki fue quien abrió la senda con los Dallas Maverick, equipo que lo tuvo como referente durante 21 temporadas y que le valió para ganar un anillo de campeón, el único archivado por la franquicia. El teutón convertido en todo una leyenda de la club texano ha sido  con 12 elecciones  el europeo que más ocasiones ha militado en los quintetos  ideales  que año tras año se eligen al término  de una campaña. 

Pero regresemos a analizar la época actual, que a mi entender pudiera ser declarada como la mejor de Europa dentro de la NBA. Para refrendar tal criterio agreguemos un dato que nos ayudará inevitablemente a avalar con total contundencia el valor que han tomado los europeos en los más recientes tiempos; la cantidad  de representantes  que han podido incluir en los dos últimos años dentro de alguno de los diferentes equipos ideales.  Si ya en la campaña 2018-2019 aparecían 3 europeos dentro de alguno de los tres quintetos, la del 2019-2020 marcó el hito de observar hasta  4 representantes del viejo continente dentro de estas selecciones. Además de los mencionados  Jokic  y Antetokounmpo, aparecía por primera vez dentro de los 15 mejores el esloveno Luka Doncic , y además se ubicaba en el tercer equipo de estrellas el francés Rudy Gobert , reconocido en tres ocasiones como el mejor jugador defensivo de una temporada. 

Foto por Erik Drost

Luka Doncic , ¿El siguiente europeo MVP? 

Tres campañas sucesivas con un europeo de mejor jugador de la NBA . ¿Pero quien  dice que no  pudieran ser 4?. La expectativa queda calzada por lo que viene dejando como huella dentro del mejor baloncesto  el joven base Luca Doncic. De solo 22 años de edad y apenas 3 años en la NBA se ha erigido como líder indiscutido de los Dallas Maverick. El equipo texano que tras la retirada de Nowitzki  había ido paulatinamente perdiendo protagonismo en la lucha por las primeras posiciones de la liga , encontró en el espectacular  talento del ex jugador del Real Madrid español a su seguro sustituto en el liderazgo del conjunto para tratar de devolverlos a las contiendas más importantes por los títulos. Los Maverick  fueron al Draft del 2018 con deseos de ficharlo y al ver que Los Hawks de Atlanta se lo llevaban en su primera petición, no dudaron en canjearlo por otra estrella en ciernes y además una selección de primera ronda de un futuro draft .  Doncic desde su debut se ha encargado de no hacer  quedar mal a los directivos de Dallas  y los ha insertado en las dos últimas temporadas de play off, además de poner unos números a sus actuaciones que amenazan con destrozar records históricos al término de su carrera. 

La actual, fue una campaña corta en cuanto a resultados colectivos, pues los Maverick se creían con posibilidades de avanzar mucho más en la postemporada,  pero individualmente fue otra muy grande para Luca Doncic . Fue sexto mejor anotador con promedio de 27,7 puntos, 8,1  rebotes por encuentro siendo base  organizador,  y demostrando una exuberante capacidad para repartir juego a sus compañeros al punto de lograr 8,6 asistencia por partido. El joven esloveno cada año que pasa demuestra que le coge cada vez mejor el punto al estilo de basquetbol que se emplea en Norteamérica , y si su progresión sigue… Quien dice que no puede ser el próximo europeo MVP?. La vida dirá.