Por : Javier Orizondo Fernández

Giannis Antetokounmpo. Foto: Keith Allison

La NBA, el mejor torneo de baloncesto del mundo tiene un nuevo campeón en los Milwaukee Bucks. El ganador de la Conferencia Este fue justo ganador del ansiado anillo después de dominar por 4 triunfos a 2 al mejor del Oeste los Phoenix Suns.

Para avalar aún más la gesta de los monarcas habrá que mencionar también que supieron hacer los ajustes necesarios para darle vuelta a un play off final que empezaron perdiendo después de los dos primeros cotejos. Y que ya en la serie de final de conferencia tuvieron que sacar el extra para superar a los Atlanta Hawks, pues tuvieron que hacerlo sin poder contar totalmente con su principal figura. En los últimos encuentros de aquella serie frente a los Hawks, el griego Giannis Antetokounmpo quedó inhabilitado para los dos últimos partidos producto de una lesión.

Pero el europeo, conocido ya dentro del mundo del basquetbol con el apodo de “Greek Freak”, apenas descansó tres partidos y volvió a ser la pesadilla para sus rivales. Les tocó a los Suns sufrir su descomunal potencia en las entradas al canasto y su precisión casi milimétrica para bloquear rivales en la defensa.

Anteto MVP

Los números ofensivos de Antetokoumpo contra los de Phoenix son para enmarcar: en el segundo partido llegando de su lesión sumó 20 puntos y en el tercero ya fueron 41 para contribuir al primer éxito, 26 cartones anotaron en el cuarto encuentro, 32 en el quinto; dejando lo mejor para la noche de cierre con insultantes 50 puntos.

El resultado no podía ser otro que la segunda corona para la historia de la franquicia de Milwaukee después de 50 años de espera, y el galardón individual de mejor jugador de la postemporada. El griego es el tercer extranjero que alcanza el MVP en una final de campeonato. Antes lo habían conseguido el alemán Dirk Nowitzky y el francés Tony Parker.

Un “Cachito” de ilusión para Cuba

Brook López con los Nets . Foto: Bryan Horowitz

¿Pero porque la mención a la mayor isla del Caribe en este artículo, si se trata de NBA y Cuba solo a tenido a dos jugadores participando a ese nivel, y con escaso protagonismo? Solo el habanero Andrés Guibert y el villaclareño Lázaro Borrel pudieron tener alguna participación dentro de equipos de NBA en la década de los años 90, después de abandonar el movimiento deportivo estatal de Cuba, pero en los Bucks campeones del 2021 hay un jugador al cual le corre por las venas sangre cubana.

Brook López, el fornido centro de Milwaukee, es hijo de padre cubano y madre estadounidense, y cumplió con esta su tercera temporada con el equipo del norte de Estados Unidos. Aunque la recién terminada no puede catalogarse como su mejor campaña, si tuvo actuaciones descollantes durante los play off llegando a promediar 13 puntos y 6 rebotes como pívot titular del conjunto. Particularmente decisivo fue su aporte en el sexto encuentro ante los Hawks ,uno de los que Antetokoumpo no pudo estar disponible. Ese día Brook se echó a sus espaldas al conjunto y guio hacia a la victoria a su equipo con récord de anotación personal de 33 unidades.

2 López “cubanos”

Hermanos López. Foto: Jeff Keacher

Brook López, quien tiene un hermano gemelo llamado Robin que también juega en la NBA, llegó al mejor campeonato de baloncesto del mundo siendo elegido en la décima posición de la primera ronda del Draft de 2008 por New Jersey Nets, equipo por el que firmó contrato por dos temporadas. En su primer torneo finalizó tercero en la votación para elegir al mejor Rookie del Año. Tras nueve temporadas con los Nets, fue traspasado en el 2017 a Los Angeles Lakers , y en julio del 2018 firmó contrato por una temporada con los Milwaukee Bucks. Actualmente es el cuarto jugador mejor pagado de la plantilla al devengar $13,302,325 dólares por año.

Su llegada a los Bucks coincidió con una transformación en su manera de jugar. Brook empezó a especializarse en los lanzamientos de larga distancia, algo que lo llevó a ser considerado en algún momento como el mejor tirador de tres puntos entre todos los pívots de la NBA. Tal cualidad ha sido muy bien aprovechada por los Bucks, y en particular su gran estrella Antetokoumpo. Al posicionarse Brook López en el perímetro con mucha asiduidad, le abre los espacios que necesita el griego para sus potentes penetraciones hacia el canasto contrario.

Su baloncesto no se debe a lo aprendido en Cuba. Ni siquiera nació en la isla, pero a falta de noticias que cuenten  sobre la elevación del nivel del basquet cubano y la consagración de sus verdaderos representantes , complace saber que al menos “una pizca “de Cuba brilla entre los mejores.