México vive un recrudecimiento de la narcoguerra mientras el gobierno de López-Obrador sobresale por su ineptitud ante esta dura realidad
Foto por Knight Foundation

La narcoguerra en México vuelve a ocupar primeras planas y titulares en medios de comunicación al propagarse otro enfrentamiento entre los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación en los límites de Zacatecas con un saldo de casi veinte muertos.

De acuerdo con reportes de prensa, el duelo ocurrió días atrás luego de una disputa que se extendió por varias horas y cuyo resultado ratifica la ineptitud del gobierno de Andrés Manuel López Obrador ante la cruenta realidad que se vive en México por la guerra entre narcos.

«Andrés Manuel López Obrador» by David Agren

En 2018, el entonces precandidato de la coalición Juntos Haremos Historia, López Obrador, dijo que si ganaba las elecciones a la presidencia de México terminaría en tres años con la narcoguerra y trabajaría por la paz.

También la prensa local recoge que en aquel momento prometió que en muy poco tiempo comenzarían a reducirse los índices delictivos.

Hacemos cuentas y han pasado tres años desde su llegada al Palacio Nacional. Lo que ha sucedido se puede constatar no solo en estas líneas sino haciendo una breve búsqueda en los medios.

CRIMEN ORGANIZADO EN LAS REDES

La pugna entre bandas del crimen organizado tiñe de sangre la tierra mexicana y ahora -gracias a las nuevas tecnologías de la información- es reflejada por sus autores en redes sociales para presumir de sus actos sin pudor alguno.

De esta manera, presuntos operadores de Ismael Zambada García, el Mayo (grupo MZ), iniciaron la propaganda criminal mediante comunicados en los cuales exhiben la ejecución de una treintena de enemigos.

«Mafias del Mundo: Cártel de Sinaloa» by Eneas is licensed under CC BY 2.0

Dicho enfrentamiento se suma a los asesinatos en Zacatecas -eje de la pelea por el territorio entre los dos cárteles con mayor poderío en México-, y además a la emboscada en Durango, donde falleció el misionero franciscano Juan Antonio Orozco Alvarado.

A juzgar por las noticias, Zacatecas sufre una escalada violenta desde finales de 2020 que ha persistido hasta la actual fecha de 2021 al reportarse homicidios, decapitados, secuestros y duelos entre bandas criminales que apuestan todo por perpetuar su poder.

«Fresnillo, Zacatecas» by Eneas is licensed under CC BY 2.0

TERROR PARA DAR ESCARMIENTOS

El terror también lo utilizan como escarmiento. Así fue el caso de los cuerpos colgados en el puente de Rancho Grande (municipio de Fresnillo), escena respaldada por un mensaje del CJNG.  

“Este es un mensaje para el pueblo de Zacatecas y Durango. Nos deslindamos de los ejecutados y colgados en Rancho Grande, ya que es un acto terrorista y nosotros no hacemos esto con gente inocente”, aseguró un vocero de la banda en redes sociales.

Por su parte, el grupo MZ tiene como misión limpiar la plaza de Zacatecas y privar de la vida a integrantes de células criminales contrarias. Los conocidos como Operativo Mayo Zambada también han desplegado una célula denominada “Flechas”.

Flechas MZ -asociada al Cártel de Sinaloa-, en poco tiempo ha adquirido fuerza, poder, dinero y capacidad de fuego para derrotar a su principal enemigo: el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).