Caminar por La Paz supone una experiencia interesante para cualquier viajero deseoso de ahondar en culturas ancestrales que conviven, de manera muy cercana, con la modernidad arrolladora de una urbe en plena ebullición.

No pasan desapercibidas las callejuelas estrechas trazadas alrededor de la Plaza Murillo, epicentro del poder político luego de la Guerra Federal de 1899. Sobresale en sus proximidades el Palacio Quemado, que por mucho tiempo acogió la sede del gobierno y cuyo nombre se debe a un incendio ocurrido en 1875.

En la actualidad, el majestuoso edificio funciona como museo después de que se trasladasen sus funcionas políticas a La Casa Grande del Pueblo, ubicado en pleno centro histórico y construido en tiempos del expresidente Evo Morales.

Formidables vistas de La Paz

Dicha plaza reverencia a Pedro Domingo Murillo (1757-1810), un patriota del Alto Perú, el cual figura como precursor de la independencia de Bolivia.

Enigmática y atractiva

Si fascinante son otras edificaciones que testimonian la huella de la cultura española en La Paz como la Catedral de San Francisco de Asís, la sede del Parlamento y otros elegantes inmuebles, el viajero debe tomarse los recorridos con sumo cuidado, pues estará descubriendo una ciudad a casi cuatro mil metros sobre el nivel mar.

Atractivos son los paseos por el lago Titicaca ya sean en lanchas o catamaranes para dejarse acariciar por el aire frío que acrecientan sus gélidas aguas, disfrutar de paisajes únicos y humedecer dedos en un “dulce mar” aparentemente inerte.

Considerado el lago navegable más alto del mundo, se extiende por la frontera entre Perú y Bolivia en la cordillera de los Andes, desde donde ofrece la oportunidad de degustar manjares típicos como la trucha.

Lago Titicaca, frontera de agua dulce entre Bolivia y Perú.

Otra de los tesoros paceños es la ciudad arqueológica de Tiahuanaco, centro de una cultura preincaica que basaba su economía en la agricultura, la ganadería y la arquitectura.

La civilización tiahuanaco se extendió por territorios de la meseta del Collao, entre el oeste de Bolivia, suroeste de Perú, el norte de Argentina y el norte de Chile, y marcó pautas en el desarrollo de otras culturas en áreas relacionadas con la religión y la tecnología.

Especialmente la ciudad de Tiahuanaco posee una arquitectura con relieves y planos tajados sobre estelas y resaltan varias edificaciones, entre ellas: la pirámide de Akapana, Puma Punku y la Puerta del Sol.

Elegida como una de las Siete Ciudades Maravillas del mundo moderno por la organización New 7 Wonders, La Paz es mucho más de lo que se puede describir en unas líneas. Para descifrar sus encantos y tradiciones hay que desandar sus calles y respirar su aire.