Foto : Greg

Los deportes de combates otorgaron cinco medallas de oro durante la jornada de este sábado, en la cual los anfitriones vieron caer en la final a su representante en los 48 kilogramos del judo femenino.

La responsable de frustrar la fiesta a los creadores del judo fue la kosovar Distria Krasniqi, quién confirmó su condición de número uno del mundo en los 48 kilogramos y derrotó en el combate final a la japonesa Funa Tonaki.

La otra noticia emotiva destacada de la jornada inaugural del judo la ofreció la argentina Paula Pareto, que anunció su retiro, tras caer derrotada en la repesca. Pareto deja la competición con una hoja de servicio impresionante, en el que se incluye el oro olímpico en Rio 2016 y el bronce en Pekín 2008.

BOTIN BIEN REPARTIDO EN LA ESGRIMA Y EL TAEKWONDO

En la esgrima se disputaron las preseas individuales de la espada femenina y el sable masculino. En el certamen entre damas el oro correspondió a la china Yiwen Sun, al derrotar en el combate final la rumana Ana Maria Popescu; en tanto el bronce fue al cuello de la estonia Katrina Lehis. Por su parte, el húngaro Aron Szilagyi se coronó en sable ante el italiano Luigi Samele, al tiempo que el tercer puesto fue para surcoreano Junghwan Kim.

En el taekwondo los títulos dorados fueron a para a Italia y Tailandia. En el caso de los italianos alcanzaron el metal dorado en los 58 kilogramos masculino por intermedio de Vito Della’Aquilla, vencedor en la final sobre el tunecino Mahamed Khalil Jendoubi. En la propia categoría los metales bronceados lo conquistaron el surcoreano Jun Jang y el ruso Mikhail Artamonov, que compite dentro la delegación del Comité Olímpico Ruso(ROC).

Por su parte, Tailandia se agenció el oro en los 49 kilogramos femeninos gracias a la actuación de Pamipak Wongpattanakit, que se impuso en el combate final a la española Adriana Cerezo Iglesias; los bronces se los agenciaron la serbia Tijana Bogdanovic y la israelí Abishag Semberg.