«Donald Trump» de Gage Skidmore tiene licencia CC BY-SA 2.0

Donald Trump puso en peligro la vida de todos los miembros del Congreso cuando apuntó a una multitud de sus seguidores “como un cañón cargado” hacia el Capitolio. Eso dijeron este martes en Estados Unidos los demócratas de la Cámara de Representantes. Los senadores presentaron por primera vez los argumentos del escrito legal que piensan sostener en el juicio político al expresidente.

“Su conducta puso en peligro la vida de todos y cada uno de los miembros del Congreso, puso en peligro la transición pacífica del poder y la línea de sucesión y comprometió la seguridad nacional, escribieron los legisladores demócratas. “Este es precisamente el tipo de delito constitucional que justifica la descalificación de la oficina federal” añadieron.

El camino de Trump

 “El único camino honorable en ese momento era que el presidente Trump aceptara los resultados y reconociera la derrota electoral. En cambio, convocó a una turba a Washington, los exhortó a que se pusieran frenéticos y los apuntó como un cañón cargado por la avenida Pennsylvania” aseveraron los congresistas.

Los defensores de Donald Trump presentaron un escrito este mismo martes donde niegan la acusación. Exponiendo que el presidente Trump nunca pusó en peligro la seguridad de los Estados Unidos ni de las instituciones democráticas. David Schoen, uno de los dos abogados que representa al expresidente ya anunciaba la estrategia de la defensa en una entrevista a la cadena Fox News esta semana

“… este proceso es completamente incosntitucional y es un camino muy, muy peligroso de tomar con respecto a la Primera Enmineda poniendo en riesgo a cualquier orador político apasionado…” añadió que en este caso se va a realizar una serie de montajes de los violentos comportamientos del 6 de Enero en el Capitolio y atarlos a la figura del expresidente. “esto no tiene nada que ver con Trump y el país no necesita ver videos de disturbios y agitación”.

…”el país necesita sanar y salir adelante

El juicio político comenzará el próximo 9 de Febrero y será presidido por el Senador Patrick Leahy (Demócrata Vermont) y el presidente de la Corte Suprema John Roberts.

Sea cual sea el final de este juicio político su resultado marcará la carrera política de Donald Trump en vistas a una presentación o no como candidato para las próximas elecciones y el rol que pueda asumir dentro del Partido Republicano con todo el peso de sus más de 70 millones de votos.