Los anfitriones del debut y final de la Eurocopa se verán representados en la “última cena” con Wembley como escenario. Italia e Inglaterra intentarán alzar la Copa de campeones del fútbol europeo.

Transcurrido un mes desde el pitido inicial en el Estadio Olímpico de Roma y a pocas horas del arranque del partido conclusivo vale la pena revisar la trayectoria de ambos contendientes en el transcurso del torneo.

TANOS IMPARABLES EN SU GRUPO

Los dirigidos por Roberto Mancini disputaron la fase clasificatoria dentro del grupo A junto a Turquía, Suiza y Gales. En esa instancia fueron implacables con sus rivales y certificaron su pase a octavos de final con un pleno de puntos, nueve sobre nueve.

En la jornada inaugural de la Eurocopa enviaron el primer aviso de sus pretensiones al imponerse 3-0 a Turquía, con la ayuda del otomano Merih Demiral que marcó en propia puerta y las dianas de Ciro Immobile y Lorenzo Insigne.

Frente a Suiza repitieron dosis y arrollaron 3-0 a sus vecinos del norte. Los goles fueron cosa de Manuel Locatelli en par de ocasiones y otra vez Immobile participó de la fiesta goleadora. 

En el cierre de la ronda clasificatoria con muchos cambios en el once inicial la azzurra  dejó el resultado más discreto en cuanto a goles se refiere, pues la pizarra mostro un 1-0 gracias al gol de Matteo Pessina. Más allá de la mínima diferencia los finalistas dejaban una lectura interesante: los no habituales estaban en condiciones de responder al llamado de Mancini.

Donadoni, DT italiano, junto a sus pupilos. Foto: bzona.it. Creative Commons CCBY-NC-ND

AUSTRIA FRENA EL PASO MARCIAL.

El desempeño de los herederos de cuatro títulos del mundo venía a confirmar el regreso a una élite que abandonaron con su ausencia en la Copa del Mundo Rusia 2018, sin embargo no faltaron voces que ponían en entredicho la calidad de sus rivales. Y nada mejor que las eliminaciones directas para despejar dudas.

Así llegó el choque de octavos de final ante Austria. Los compatriotas de Mozart ya habían cumplido en gran parte sus objetivos y saltaron a disputar el encuentro sin complejos. En los noventa minutos reglamentarios el dominio de Italia no se tradujo en goles, incluso por poco muere de susto por el “no-gol” de Austria en el minuto 65 producto del remate de cabeza de Arnautovic que terminó en el fondo de la portería de Donnarumma. Pero el VAR restableció el cero-cero al sentenciar un fuera de juego. De ahí el partido se abrió con opciones para ambos más la prórroga fue inevitable.

En el tiempo suplementario los italianos abrieron el marcador en el 95 por intermedio de Chiesa y lo ampliaron en el 105 a través de Pessina, pero aún debieron sufrir. En el 114 Austria acortó distancia con el gol de Kalajdzic, quien también estuvo cerca en el 119. Al final el 2-1 de la pizarra mostró que, sin las exageraciones de algunos, esta Italia sí era abordable.

ITALIA PIERDE A SPINAZZOLA.

Luego de los rigores ante Austria llegaba Bélgica. Lo que se presumía una prueba de enjundia no lo fue tanto e Italia se impuso 2-1, en un partido sentenciado en la primera mitad gracias a los goles de Nicolo Barella y Lorenzo Insigne, en tanto por los belgas anotó Romelu Lukaku.

La nota negativa en el pase a semifinales de los transalpinos fue la lesión del lateral zurdo Spinazzola, uno de loa mejores jugadores de Italia y el torneo hasta ese momento. El jugador de la Roma se verá alejado de los terrenos al menos seis meses.

LA HORA DE DONNARUMA

Donnaruma en práctica. Foto: Lapresse. Creative Commons CCBY-NC-ND

En la antesala de la final llegó la prueba más difícil de los discípulos de Roberto Mancini: la España de Luis Enrique. Los ibéricos mostraron su mejor versión en toda la Eurocopa y sometieron durante gran parte del juego a los italianos. Pero a pesar de la superioridad de los Olmo, Pedri y compañía el gol que abrió el marcador fue del italiano Chiesa en el minuto 59. A partir de ahí Italia intentó preservar el resultado, lo que se vino abajo por el tanto marcado por Álvaro Morata a diez minutos del final.

Tras la igualada lograda por España el marcador se mantuvo inamovible y el partido se fue a la prórroga, donde tampoco hubo cambios y la escena quedó lista para que surgiera la figura de Donnaruma. En la tanda de penales el portero recién fichado por el PSG detuvo el lanzado por Morata con la serie 3-2 favorable a su equipo, lo cual dejó la escena lista para el 4-2 tras el cobro de Jorginho.

El juego ante los españoles apuntaló la estela de invencibilidad de esta Italia, que se inició el 10 de octubre de 2018 y suma 33 partidos sin conocer la derrota. La semifinal también aportó otra certeza: los capitaneados por el central Chiellini saben sufrir.

INGLATERRA AVANZA CON LOS GOLES DE STERLING Y POCO MÁS

Raheem Sterling, jugador del Manchester City e Inglaterra. Foto: Shutterstock. Creative Commons CCBY-NC-ND

Si la ronda clasificatoria de Italia fue apabullante, la de Inglaterra fue más bien discreta y la solventaron con apenas dos goles y siete puntos. Tal actuación fue suficiente para terminar primeros en un grupo integrado además por Croacia, Escocia y República Checa.

En el debut los futbolistas de Gareth Southgate vencieron 1-0 a la subcampeona del mundo Croacia, con gol de Raheem Sterling. Después llegó el enfrentamiento fratricida ante los escoceses donde no pasaron del empate a cero. Y frente a los checos repitieron marcador y goleador, pues el 1-0 fue obra de Sterling, anunciando el jugador del Manchester City sus pretensiones de protagonismo en la Euro.

APARECE KANE.

Harry Kane. Foto: Soccer24. Creative Commons CCBY-NC-ND

En la fase de octavos de final Inglaterra encontró a Alemania. Ante los teutones los inventores del fútbol volvieron a depender del acierto de cara a puerta de Sterling y la aparición finalmente de Harry Kane, muy discutido durante la clasificación.

Tras la prueba exitosa de los octavos llegó el mejor desempeño de los ingleses con una victoria a modo de goleada de 4-0 sobre Ucrania. En un juego sin historia Harry Kane sumó dos goles, en tanto las otras dos dianas la aportaron Harry Maguire y Jordan Henderson.

PENALTI SALVADOR

Si en octavos y cuartos de final Inglaterra pasó sin mayores complicaciones todo fue diferente en la semifinal versus Dinamarca. Cierto que los de Southgate dominaron las acciones, pero el gol de apertura fue obra de los daneses. Los coequiperos del infortunado Christian Eriksen se pusieron delante gracias a Mikkel Damsgaard. Con el 1-0 favorable a Dinamarca Simon Kjaer marcó en propia puerta y se produjo el empate a uno. Después Inglaterra fue dueña del balón y de las ocasiones pero sin premio.

En el alargue no cambió el guión con Inglaterra en modo dominador y Sterling desatado. Y fue precisamente el del Manchester City el protagonista de la jugada más polémica de la Eurocopa: un “piscinazo” que le compró el árbitro neerlandés Danny Makkelie, que señaló el punto de penal. El encargado del lanzamiento de la pena máxima fue Kane que tras el rechace del meta danés Kasper Schmiechel anotó el gol del 2-1 definitivo y la clasificación para una final tras 55 años de espera.

ANTECEDENTES vs. APUESTAS Y ALINEACIONES PROBABLES

Italia llega a la final con un historial de más alcurnia (cuatro títulos mundiales y una Eurocopa) y con balance favorable ante Inglaterra, que atesora la copa del mundo de 1966.

Los 27 enfrentamientos entre ambos equipos se resumen con 10 triunfos para los italianos, 8 alegrías para los ingleses y 9 empates. Ahora bien, los choques de máxima trascendencia (Mundiales o Eurocopas) se saldan con un 4-0 favorable a Italia, dos éxitos en mundiales y dos en Eurocopas.

A tenor con las cuotas de las casas de apuestas Inglaterra goza del favor para alzar la Copa de campeones. El triunfo de los dueños de casa cotiza entre los 2,55 y 2,66 euros, mientras un posible éxito de Italia está tazado entre los 2,97 y 3,55 euros.

Para confirmar las proyecciones de las casas de apuestas  Inglaterra puede optar por un once inicial a base de Pickford; Walker, Stones, Maguire, Shaw; Rice, Phillips; Saka, Mount, Sterling; Kane.

Por su parte, Italia en su empeño de revertir las predicciones puede salir con Donnarumma; Di Lorenzo, Bonucci, Chiellini, Emerson; Barella, Jorginho, Verratti; Chiesa, Immobile, Insigne.