La serie animada de televisión Isla Presidencial va mucho más allá de la burla y el absurdo para llegar a convertirse en un canal de comunicación en el que mediante el humor político se denuncia gran parte del abuso de poder en Iberoamérica.

Con millones de visitas en Internet desde su estreno en 2010, el audiovisual condimentó un panorama gubernamental marcado por el auge de la izquierda en América Latina y en la actualidad representa más que una osada puesta en escena.

Ambiciones, confesiones y deslices de presidentes iberoamericanos devienen puntos de giros interesantes en la serie cual pimienta al más exótico de los manjares. Y como resultado se puede saborear una ingeniosa sátira a la autoridad.

«Yo no soy tan bruto así», replica Maduro sobre su representación en los animados

Un divertido tema de presentación acapara la atención de espectador desde el primer momento y lo sumerge no solo en el lado más siniestro de los mandatarios, sino que apela a la comedia inteligente para representar disímiles divergencias y similitudes.

Encomiable es el rol del humorista y actor de televisión, teatro y doblaje venezolano Emilio Lovera, que asume la totalidad de las voces con matices tan diferentes que pareciera el trabajo de todo un equipo.

La genialidad de Lovera da vida a los personajes mediante una línea dramática con toques de picardía, muy a tono con la realidad que vivieron y todavía afrontan naciones de la región.

EL HUMOR, INSTRUMENTO PARA LA CRÍTICA

Y es que el humor siempre ha sido un instrumento de crítica a la política. De esta manera, los creadores de Isla Presidencia – Juan Andrés Ravell y Oswaldo Graziani- ahondan en la vida personal y pública de las autoridades expuestas en el audiovisual.

Apodado “El hombre de las mil caras”, Lovera da vida con su voz a guiones combinados por la realidad y el absurdo. La guerra por el poder, el coqueteo de la izquierda con la derecha y la contraposición de intereses marcan la síntesis de una serie divertida y desenfadada.

En varias ocasiones el artista ha señalado que para hacer humor político se toma como punto de partida lo que sucede en la realidad pues “el humor es de oposición, es contra el poder”.

DIBUJOS ANIMADOS CON HUMOR POLÍTICO

Isla Presidencial es una muestra de lo que se puede hacer -de manera inteligente- apoyándose en recursos como la exageración de discursos políticos y la burla de la realidad.

Como dirían algunos, no solo humoristas, sino personas comunes: Ante el abuso del poder, y cuando no puedes hacer mucho, solo queda reírse a carcajadas de las circunstancias que te rodean.

Con millones de seguidores -y quizás algún detractor- el audiovisual provoca risas y permite el análisis de una realidad no tan lejana, a la cual podemos identificar con solo asomar los ojos a la historia iberoamericana.