La joven periodista Karla Pérez conoció el día de ayer, durante su retorno a Cuba procedente de Costa Rica, que el gobierno cubano le había declarado persona non grata. Karla había sido expulsada de la Universidad Marta Abreu  de Villa Clara, por su labor periodística en medios alternativos. Ante la negativa de restituir su derecho al estudio en Cuba, Karla recibió una beca universitaria en Costa Rica donde culminó su carrera de periodismo.

La periodista tenía todo sus documentos en regla para el retorno a su país, el gobierno le permitió actualizar pasaporte, comprar hospedaje para el aislamiento a su llegada y aguardó a que la joven de 22 años llegara a Panamá para informar a la aerolínea que la ciudadana cubana tenía negado el retorno a su país. Cometiendo de esta manera una  violación flagrante del Artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de la que Cuba es signataria.

Artículo 13

1. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.

2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país.

Declaración Universal de los Derechos Humanos ONU.

El régimen ofreció declaraciones el día de hoy, 19 de marzo, para justificar su “potestá” para desterrar y volver apátridas (persona sin patria) a los ciudadanos cubanos que no compartan la ideología del partido gobernante (Comunista), y que además se atrevan a criticar sus designios en público.

A los cubanos de pensamiento libre… Cierra la muralla

La directora de Comunicación del Ministerio de Exteriores de Cuba, Yaira Jiménez Roig, explicó las razones de semejante decisión. La funcionaria alegó: “Esta ciudadana es emigranda cubana (calificativo para los ciudadanos cubanos que han vivido fuera del país por 24 meses)… Ella es un instrumento, no es la primera vez que es utilizada y que utilizan estos manejos tácticos. 

Con estas palabras la vocera patentó la política del gobierno de expulsar o neutralizar a los cubanos que se oponen a las ideas del único partido legal en el país. Los cubanos disidentes son tratados como extranjeros terroristas a los que se le niegan los derechos ciudadanos por pensar y actuar de manera diferente. 

Yaira Jimenez recalcó: “ En Cuba existen, como en todos los países, leyes migratorias. Tenemos el mismo derecho que cualquier otro país a defendernos”. Lo que no aclaró que el único país en el hemisferio occidental que niega el retorno a sus ciudadanos a su país es Cuba. En ningún país de occidente se limita el acceso de los ciudadanos al territorio nacional por su permanencia fuera por determinado tiempo o por ideas políticas. 

Karla Perez, no tuvo más remedio que retornar a Costa Rica donde se está procesando en este momento su solicitud de asilo político. Su familia quedó destrozada en Cuba sin saber cuando será el reencuentro. Es posible que esta nefasta historia no haya llegado al final, pues es práctica común del régimen negar la salida del país a opositores y sus familiares.