Las islas Baleares de España son conocidas por sus fascinantes paisajes, en especial por las playas de los territorios que la conforman. Sin embargo, Menorca atesora mucho más que costas paradisíacas pues cobijó por algún tiempo a uno de los más ilustres cubanos: Fernando Ortiz (1881-1969).

Pese a haber nacido en La Habana, Ortiz vivió su infancia y adolescencia en Ciutadella, una ciudad portuaria de la costa occidental de Menorca, célebre por su centro antiguo y calles medievales.

A criterio de estudiosos de su obra, este período fue fundamental para su formación como antropólogo, etnólogo, jurista, arqueólogo y periodista.

«La Ciutadella – Menorca» by Tuscasasrurales is licensed under CC BY-ND 2.0

NIÑEZ EN EL MEDITERRÁNEO

Con solo dos años llegó Ortiz a Menorca para posteriormente realizar estudios primarios y secundarios hasta graduarse de bachiller en 1895. Ese mismo año viajó a La Habana para comenzar la carrera de Derecho en la Universidad de la Habana, pero tres años más tarde regresaría a España para continuar su formación profesional.

A la primera etapa en el país ibérico corresponden textos acerca de la vida de su entorno escritos en catalán. También en este tiempo comenzó a desarrollar métodos que potenciaría en sus investigaciones como la observación.

Pasados más de 50 años de su muerte, todavía se le recuerda en Menorca. Ejemplo de ello fue la convocatoria en 2019 a un simposio con el propósito de ahondar en su obra y vincularla con la realidad europea. No faltaron en el evento análisis de su concepto de transculturación (proceso de asimilación de una cultura por otra, resultando en una nueva identidad cultural).

UNA OBRA UNIVERSAL

Estudioso de las raíces histórico-culturales afrocubanas, Ortiz está considerado uno de los autores más influyentes de la literatura antropológica por sus indagaciones sobre los vínculos entre africanos y europeos de América.

Muchos son los reconocimientos a su persona, pero quizás el más importante sea el de tercer descubridor de Cuba, después de Cristóbal Colón (1451-1506) y Alejandro de Humboldt (1769- 1859).