Por Igor Alfonso

La emigración es un acto natural en los humanos desde los inicios de la existencia misma y en el caso de los cubanos este tema no es novedad. Muchos han sido los destinos escogidos por los isleños. Para 2019 los principales fueron Estados Unidos, España, Italia, Canadá, México y Rusia en ese orden de preferencia.

Las razones de esa migración no distan mucho de las empleadas por otros países, mejoría económica, reunificación familiar, inconformidades políticas, etc. A partir de 2019 ha aparecido un nuevo destino en el rumbo geográfico del cubano: Uruguay. En el propio año 2019 se concedieron en la capital más austral del continente americano 1315 residencias aunque la solicitud de refugio superó la cifra de 12000.

Pero por qué Uruguay se ha convertido en un nuevo e importante destino para los cubanos? En primer lugar, Uruguay es un país formado mayormente por emigrantes. Inicialmente, al ser una colonia española, fueron los peninsulares los primeros en compartir tierras con Charrúas, Minuanes, Guaraníes, entre otros. En segunda instancia los italianos y franceses comenzaron a llegar a finales del siglo XIX.

Uruguay, la tierra prometida

Luego de la Segunda Guerra Mundial comienza también una gran oleada de pobladores de Europa Central y Oriental. No en vano, muchas calles de Uruguay llevan nombres de países. O sea, que Uruguay es un país que desde sus inicios ha lidiado y fomentado la migración hacia su territorio, por lo que ser emigrante, no es un problema.

En segundo lugar, Uruguay tiene una superficie terrestre de 176 220 km cuadrados con una población de 3 461 734 de habitantes para una densidad de población de 20 habitantes por km cuadrado. Este dato impulsa a los cubanos hacia una nación que no vive hoy el problema de sobrepoblación que viven otras naciones.

En tercer lugar, ofrece un camino a la legalización increíblemente rápido en comparación con otras naciones. Existen muchas maneras de entrar a la nación. Una por medio de visado y otra por frontera donde se solicita asilo. En cualquiera de los 2 casos, el cambio de status migratorio no solo es factible, sino necesario.

Antes de la crisis por la Covid 19, la adquisición de la cédula temporal demoraba apenas 1 mes y una vez obtenida, el emigrante tenía las mismas oportunidades que el nativo en cuanto a educación, salud, vivienda y trabajo.

Aunque existen clínicas y centros educacionales privados, la salud y la educación son gratuitas.

Uruguay es una de las naciones menos corruptas y más tranquilas de la región, lo que le da, no solo a los cubanos, sino a todo el que llega la posibilidad real de un nuevo comienzo.