Medios de prensa usando su poder para propiciar el enfrentamiento.

El 15 de febrero de 1898 tiene lugar uno de los hechos más trascendentales de la historia de Cuba: La explosión en plena bahía de la Habana del U.S.S. Maine. Transcurría La Guerra Necesaria en su 3er año con una clara ventaja para las fuerzas cubanas cuando el 25 de enero del propio año asomaba, a la entrada de la bahía el acorazado.

El Maine fue en su momento el barco más grande construido por la armada norteamericana. Su construcción, junto con su gemelo el USS Texas estuvo motivado por la clara beligerancia que alcanzó Brasil con la compra a Europa del acorazado Riachuelo. Se rumoreaba que para la década del 80 del siglo XIX, el gigante suramericano, contaba ya con un desarrollo superior a EEUU desde el punto de vista naval.

En plena guerra, el Maine llegaría a las costas cubanas para proteger las riquezas e intereses de los americanos radicados en la Isla. Este debía ser sustituido en La Habana por el torpedero Cushing, puesto que la tripulación del Maine debía estar para el 17 de febrero en los carnavales de New Orleans. El Cushing sale el 11 de febrero con rumbo a la Habana pero solo estuvo en la ciudad 1 día. Entonces el Maine no se movió de la bahía.

En la noche del 15 de febrero, a las 9:40 pm se escucha un estruendo enorme en la bahía. Fuego por todo el lugar. Trozos de la norteña embarcación por todos lados. Incluso, en los tejados cercanos había restos del barco. De los 355 miembros de la tripulación 266 pierden la vida.

La teorías

De manera casi instantánea, en la prensa norteamericana surgen titulares como: «No está claro si la explosión se produjo dentro o debajo del Maine», inquiría el Diario World. Otros medios planteaban: «Destrucción del Maine provocada por el enemigo». Los círculos políticos más agresivos intensificaron sus demandas y presiones sobre el ejecutivo para que este se decidiera a intervenir en Cuba.

Planos del acorazado Maine.

Quedaba en el tintero cual podía ser la causa del siniestro. Por una parte, algunos investigadores alegaron que la explosión fue causada desde afuera por una mina española o cubana, lo cual quedó descartado. Al analizarse el estado de la quilla del barco esta se encontraba doblada hacia afuera lo que indicaba que el origen de la explosión fue interno.

Teoría de la explosión interna defendida por peritos españoles.

Se complicaba el asunto entonces. Habría sido un auto-sabotaje para con este hecho así entrar en la guerra?  Durante muchos años por parte de cubanos y españoles se barajó ese criterio pero la historia y la pericia investigativa demostraron otra cosa.

Si se había originado desde el interior la explosión pero con carácter accidental. Años de investigaciones dieron al traste con una combustión espontánea del carbón dentro del barco. Este evento ya había ocurrido en otras embarcaciones de la época sin que ocurriera un desenlace tan fatal.

La guerra era inevitable. Remember the Maine

Ya tenían los americanos el pretexto perfecto para intervenir en la Guerra Cubano-Española.

Hasta 1910 estuvieron los restos del acorazado hundidos en la Bahía de la Habana. Tanto fue el tiempo que estuvo que comienzan a crearse sedimentos alrededor de la embarcación y a entorpecer la movilidad dentro del puerto. El gobierno cubano comienza a hacer las gestiones con el norteamericano para el traslado de los restos hundidos.

El 16 de marzo de 1912 fue reflotado el Maine y hundido en ceremonia solemne a 4 millas frente a la Bahía de la Habana.

Existen sobre este suceso varios monumentos alegóricos. Uno de ellos está en La Habana en el malecón habanero frente al Hotel Nacional de Cuba. En ese monumento existía en la cima un Águila Imperial haciendo alusión a la nacionalidad de los marineros y oficiales que perdieron la vida el 15 de febrero de 1898.  

Existe otro monumento en el cementerio de Key West donde se encuentran enterrados 9 de los tripulantes que fallecieron días después del siniestro y por último y no menos importante en el Cementerio de Arlington, Virginia, donde se encuentran los restos de 165 de ellos.

Otros artículos del autor.