El narcotraficante mexicano Héctor “El Güero” Palma (80 años) salió este martes de la cárcel en medio de un fuerte dispositivo de seguridad, pero apenas pudo disfrutar de su libertad pues por una presunta nueva orden fue aprehendido nuevamente.

Palma será trasladado a la Ciudad de México y aunque no se precisaron detalles sobre el tema su posible liberación definitiva pone en alerta no solo a la nación mexicana, sino a Estados Unidos por la cercanía entre ambos países.

El capo fue uno de los fundadores del cártel de Sinaloa junto con Joaquín “El Chapo” Guzmán, con quien transitó a pasos agigantados hacia el liderazgo en el mundo del narco.

Pero no todos los caminos de Palma le traerían dicha ya que el líder narco venezolano Rafael Clavel Moreno -supuestamente por orden de Miguel Ángel Félix Gallardo (El Padrino)- asesinó a su esposa e hijos, enviándole la cabeza de su amada como evidencia del crimen.  

Este hecho dio lugar a una batalla sin precedentes entre los criminales que tuvo entre sus bajas a varios amigos y familiares de Gallardo, considerado el mayor narcotraficante de cocaína y marihuana en México y también apodado “El Jefe de Jefes”.

A MAYOR SANGRE, MAYOR VENGANZA

A criterio de investigadores, desde la cárcel El Güero planeó la venganza contra Clavel, quien fue arrestado por autoridades venezolanas y encarcelado bajo el delito de asesinato.

Pero todo no quedó ahí ya que el sicario “fue eliminado” en extrañas circunstancias y hasta ahora no se conoce al responsable. Pasado poco tiempo sus hijos aparecieron muertos y de aquello tampoco se habló.

En 1995 Palma fue arrestado en México y estuvo preso 12 años por cargos de soborno y armas antes de ser trasladado a Estados Unidos en 2007, donde cumplió nueve años de una sentencia de 16 por tráfico de cocaína.

Posteriormente, fue enviado de regreso a su país para ser juzgado por los delitos de crimen organizado y actualmente se debate sobre si su futuro será tras las rejas o en libertad.