Foto tomada de Facebook

No todo está perdido: la buena voluntad de los hombres y el amor por el prójimo todavía existen. Y justo esa esperanza se respira en la provincia cubana de Holguín, donde un grupo de profesionales de salud y voluntarios auxilian a personas necesitadas sin que estos salgan de sus casas.

Altruistas y humanos, no son dados a entrevistas y tampoco publicitan su labor. Prefieren emplear su tiempo en ayudar a los demás. Nos buscan reconocimiento, ni hacen política. Solo quieren apoyar, y lo logran no solo con la medicina, sino con el cariño que entregan a cada paciente.

Así transcurren las jornadas en Holguín (ubicada en el oriente de Cuba a más de 700 kilómetros de La Habana) entre el ir y venir de a quienes no les alcanzan las horas del día, sin embargo, priorizan llegar de manera oportuna a personas enfermas y con ello salvar vidas.

Ellos -los miembros de la Comisión de Apoyo Médico en las Calles (CAMC)- prefieren el anonimato, pero su labor es tan noble que sería injusto que no se les dedicara unas líneas en esta revista, que agradece y encomia tan humilde desempeño.

LLEGAR AL PUEBLO

Hemos llegado a cientos de hogares, a zonas alejadas y se siente el amor y respeto de la gente, la confianza que han depositado en la CAMC. Eso dice que este es el camino, confesó a Editorial 24 uno de sus miembros que prefiere permanecer en el anonimato.

Al referirse a la labor de los profesionales de la salud comentó que los médicos tienen mucho trabajo y no quieren que este se vea trunco por malas interpretaciones. La prioridad es llegar al enfermo.

La lucha contra el coronavirus se gana desde la atención primaria, evitando que el paciente llegue a la gravedad. Hay insuficiente personal médico en la base, muchas muertes y contagios, aseveró.

También -añadió la fuente entrevistada vía internet- pensamos en ayudar a personas con otros padecimientos que temen llegar a centros de salud y contagiarse de Covid-19, que ha ocasionado la muerte a más de siete mil personas en la isla según datos oficiales.   

ATENCIÓN MÉDICA VS. FALTA DE RECURSOS

Una de las posturas más usadas del régimen durante las seis décadas de dictadura en Cuba ha sido culpar a otros de sus errores e incompetencia. De modo que el caos desatado por la pandemia no ha escapado de comentarios malintencionados como los realizados contra el personal de la salud.

Mientras la fuerza de médicos y enfermeras se debilitaba porque algunos enfermaban se llegó a decir por alguien del Gobierno (el primer ministro Manuel Marrero) que la mala atención de estos profesionales provocaba quejas, cuando en la mayoría de los casos se trataba de la inexistencia de recursos básicos en hospitales, consultorios y policlínicos.

Según sus integrantes, la CAMC no es un sistema de salud paralelo sino un grupo de apoyo al pueblo que trabaja para acercarles la atención primaria a hogares de personas vulnerables y/o necesitadas.

Todos los que formaron la agrupación en un inicio eran compañeros de estudio y/o trabajo no vinculados a la atención primaria porque laboran en hospitales, sin embargo, decidieron participar en la iniciativa y enfrentarse a los obstáculos.

¿POLITIZAR LA SOLIDARIDAD?

Si bien durante décadas a los profesionales cubanos de la salud se les ha reconocido por su loable trabajo en países devastados por guerras, terremotos y epidemias, también el Gobierno ha politizado con la solidaridad usándola de bandera para ganar puntos en la arena internacional.

Por tal motivo, para las autoridades cubanas la solidaridad tiene que ser trazada y monitoreada solo por ellos. De esa omnipresente sombra de la “Revolución” no han escapado los amigos de la CAMC.

Hemos tenido muchísimos obstáculos. Aun cuando es una hermosa labor se corren riesgos de todo tipo. Se creó la CAMC por amor al prójimo, no por decisión de otros, y esto ha traído problemas, precisó nuestro entrevistado.

La mayor dificultad es que se ha politizado un tema que tiene que ver con la salud del pueblo, algo sagrado. Hablamos de llamados de atención en centros de trabajo para pedir explicaciones sobre la labor que realizamos, por ejemplo.

CAMC, AMOR POR EL PRÓJIMO

Para tratar de ahogar tan linda iniciativa, quedaron instituidas en la isla recientemente las Brigada de Respuesta Rápida «A Cuba ponle corazón», a la cual se le dedica mucho trabajo promocional cuando aún no pueden tener resultados. 

Pese a la escasez de insumos imprescindibles para su trabajo como oximetros, termómetros y medios de protección adecuados, y las conocidas dificultades de transporte en Cuba, la CAMC se ha hecho con lo indispensable gracias a donaciones de grupos solidarios que con su ayuda van rompiendo barreras.

Entre los apoyos recibidos, nuestra fuente citó el de los masones en Holguín que colaboran con el traslado de médicos en la ciudad, organización que además ha donado uniformes y medios de trabajo adquiridos en el sector privado.

Había pánico en los barrios, en las familias y solo la presencia de un médico podía calmar esa situación, algo que reclamaban ya, concluyó.