El nuevo acceso a las redes y medios de información ha desvelado para Cuba un universo de oportunidades: las Criptomonedas, monedas digitales al alcance de todos que permiten que cualquiera, en cualquier parte del mundo, siempre que cuente con una conexión a internet, pueda contar con un monedero electrónico en el cual salvaguardar los beneficios por sus servicios o realizar pagos por casi cualquier cosa que necesite. 

No cabe duda de que el cubano está obligado a buscar vías de acceso a los bienes y servicios que le están negados por nacimiento. Es en estos momentos de crisis mundial, cuando la economía global se tambalea, y el resto del mundo ha encontrado formas de seguir operando, el cubano no se ha querido quedar atrás. 

Aparecen modelos de negocio online, plataformas de inversión, oportunidades de trabajo, acceso a sistemas de pagos y disímiles formas para generar ingresos; pero para el cubano esos caminos están llenos de obstáculos.  

¿Por qué para Cuba no?

Cuando se trata de Cuba no todo está disponible. Pocas son las plataformas y exchanges (casas de cambio) que admiten a cubanos. Algunas permiten el registro, pero cuando llegas al paso de la verificación de identidad, el documento delata tu condición de ciudadano de un “país patrocinador del terrorismo” y bajo sanciones económicas. De ahí en adelante la operación es imposible.

Es una terrible limitante para el emprendedor cubano vivir en zona restringida para herramientas online indispensables para la oferta de servicios virtuales. Existen plataformas que responden verdaderamente a su carácter descentralizado y no tienen restricciones en ese sentido, como Gemini, Fbs Trader, Quantfury, Pionex o Stormgain 

Riesgos inminentes de las criptomonedas en Cuba

Estas  plataformas ofrecen condiciones menos favorecedoras en cuanto a tasas de cambio y tarifas de comisión, muchas pero muchas terminan siendo estafas. Dada la desesperación que caracteriza estos intentos, los cubanos como tantos otros caen víctimas de estas páginas que se presentan como una vía fácil, como plataformas de inversión prometedoras con por cientos de ganancias astronómicas. 

Te pagan durante un tiempo hasta que ya han ganado la confianza de tantos y llega un día en que simplemente ya no pagan más y el pobre cubano esperanzado que invirtió los pocos kilitos que pudo reunir pierde todo en un instante. 

¿Pero quién dijo que el cubano se queda dao? Sigue buscando vías y ya existen varios proyectos desarrollados por emprendedores cubanos que buscando alternativas han implementado desde wallets (billeteras) hasta Exchanges donde los usuarios pueden intercambiar sus monedas e incluso monetizarlas para recibir el efectivo deseado. 

Resultados y consecuencias para los cubanos

Las Criptomonedas se presentan para Cuba como una vía más de escape para muchos que logran realizar sus sueños de sobreponerse a la necesidad de obtención de divisas y al sistema centralizado de impuestos.

Para otros es el naufragio debido a los peligros que presupone el desconocimiento y una mala decisión tomada debido a la desesperación. Pero cabe destacar que este peligro no radica en el uso de estas, sino en la legitimidad de los espacios que se elijan para obtenerlas y donde resguardarlas. Hoy, el debajo del colchón del cubano es elegir bien la billetera electrónica, el broker o tu plataforma de inversión.