Considerada una de las joyas patrimoniales de las Islas Baleares, la Catedral de Santa María de Palma de Mallorca sobresale por su monumental belleza, sin embargo, más allá del exquisito calado gótico de su estructura, cobija historia, promesas, curiosidades y mucho más.

En el año 1229 inició la construcción del templo por orden del rey Jaime I luego de la conquista de Mallorca por parte de la Corona de Aragón y en agradecimiento a la Virgen María por haberlo salvado de un naufragio.

“La Seu”, como se le conoce de manera popular, cuenta con un mausoleo real levantado por orden del rey Jaime II, quien quiso que sus restos mortales descansaran en la catedral. De manera que allí se encuentran los suyos y los del soberano Jaime III.

UN TEMPLO DENTRO DE OTRO

Ese lugar se conoce como Capilla de la Trinidad y para muchos constituye un templo dentro de otro. Pero estos datos son solo parte de las maravillas que posee La Seu, cuyas campanas tienen cada una su nombre.

De mayor a menor están N’Eloi, Na Bàrbara, N’Antònia, Sa Nova, Na Mitja, Na Tèrcia, Na Matines, Na prima y Na Picarol, sin embargo, su originalidad va más allá de los nombres pues la más grande registra un peso aproximado de 4 mil 500 kilogramos.

A criterio de algunos expertos, la Catedral tiene el mayor rosetón del mundo en cuanto a basílicas góticas se refiere con un diámetro de 13 metros y más de mil 200 cristales.

LA GENIALIDAD DE GAUDÍ

El arquitecto español Antoni Gaudí también forma parte de la historia de ese templo -uno de los más hermosos de España-, y fue gracias a una encomienda del obispo Pere Joan Campins.

Cuenta la historia que a partir de 1904 y durante una década Gaudí trabajó en la restauración litúrgica de su interior y recuperó el espacio de los fieles, la visibilidad del presbiterio coral, la cátedra episcopal y la Capilla de la Trinidad.

La construcción de La Seu -en cuyo interior también se aprecian manifestaciones del barroco- concluyó en la década de 1630, y aunque pertenece a la tradición gótica mediterránea ha incorporado las formas culturales de las épocas moderna y contemporánea.

Erigida a la orilla de la bahía de Palma, la basílica hace un guiño al Mediterráneo desde su postura privilegiada sobre las murallas romanas y renacentistas que antaño protegían la urbe.

No te puedes perder este artículo