Es febrero, un mes dedicado a la Historia Afroestadounidense, momento en el calendario para honrar el enorme legado cultural de los cientos de miles de africanos que llegaron a América del Norte en condición de esclavos. Desde las plantaciones algodoneras del Sur, con ellos se abrió el camino para un enorme legado cultural, político y de luchas sociales sin precedentes en Estados Unidos.

La historia de la gran nación americana estaría incompleta sin la presencia de los afrodescendientes. Según la Oficina del Censo de Estados Unidos, los afroamericanos representan un 16% de la población del país y constituyen la segunda minoría más numerosa después de los hispanos.

Sin embargo, la imagen del estadounidense anglosajón que desgarra mediante una guitarra un country, y la del afrodescendiente que eleva su voz a fuer de un góspel es uno de los tantos rostros del arcoíris multicultural y étnico de U.S. Cada vez la nación americana es más multirracial y cultural, no es casual que se establezcan fechas para celebrar la herencia hispana, irlandesa y de la afrodescendencia.

Los Blaxicans están entre una de las comunidades multiétnicas que está alcanzando una notable visualización, principalmente en los estados con la frontera sur. La ciudad de Los Ángeles es considerada por muchos especialistas en etnografía, donde habita el mayor número de este grupo poblacional. Los estadounidenses multirraciales representan el 6,9% de los adultos, sin embargo, este grupo crece tres veces más rápido que la población en conjunto.

 ¿Y quiénes son los Blaxicans?

Son el resultado de las uniones de padres o madres afroamericano, y padres o madres mexicanos. El término es una contracción de negro, black, y Mexican, en inglés.

La presencia de los Blaxicans gana particularidad en la ciudad de Los Ángeles, donde más del 80% de los hispanos son de origen mexicano y están en contacto con afroestadounidenses, ya sea porque viven en áreas colindantes o en los mismos barrios.

Un estudio realizado por el centro de investigación Pew en 2015 refiere que, en el sur de la frontera, la oficina del censo de México, por primera vez, les dio a las personas la opción de identificarse como afromexicano o de descendencia africana. El informe reveló que aproximadamente 1,4 millones de ciudadanos, o sea, el 1,2% de la población, se identificaron como tal, prevaleciendo los blackmexicans, quienes han asumido su lado latino y afro sin conflicto.

No obstante, en el último censo realizados en los Estados Unidos, categorizan a los blackmexicans como afroamericanos y no como latinos, a pesar que la mayoría habla español, y establecen vínculos culturales, familiares y de amistad con personas de origen latinos.

Son latinos

Un estudio de Pew efectuado 2016 reveló que una cuarta parte de todos los latinos en los Estados Unidos se identifican como afrolatino, afrocaribeño o afrodescendiente con raíces en América Latina. Esa fue la primera vez que una encuesta representativa a en toda la nación preguntaba de forma directa a la población latina si se consideran afrodescendientes.

En los Estados Unidos, las personas con raíces caribeñas tienen más probabilidades de identificarse como afrolatinos o afrocaribeños que aquellos con raíces en otros lugares de la región (34% versus 22%, respectivamente). Quienes se identifican como afrolatinos están más concentrados en la costa este y sur del país, un 65% frente a un 48% de afrolatinos residentes en estados del oeste y norte.

Es entendible que las múltiples dimensiones de la identidad hispana y de otros países considerados latinos en el continente, son resultados de una la larga historia colonial, período en el que se produjo el entrecruzamiento entre los indígenas, europeos, los esclavos africanos   y los asiáticos que llegaron en sucesivas oleadas migratorias. Durante ese el período llegaron aproximadamente 15 veces más esclavos provenientes de África a las colonias españolas y portuguesas que a los Estados Unidos.

Lo étnico y lo racial

En la actualidad, alrededor de 130 millones de afrodescendientes viven al sur del Río Bravo, lo que representa aproximadamente una cuarta parte de la población total, según estimaciones del Proyecto sobre Etnicidad y Raza en América Latina (PERLA) de la Universidad de Princeton.

En los Estados Unidos los hispanos superan los 60 millones de personas, -3 millones son afrolatinos-, lo cual hace a las personas de origen latinoamericana en la mayor minoría étnico-cultural del país. Los latinos constituyen el 18, 5% entre los habitantes de U.S.

 La celebración del Mes de la Historia afroestadounidense fue ideada por Carter G. Woodson, un destacado académico e historiador, que instituyó la Semana de la Historia de los Negros en 1926. El eligió la segunda semana de febrero con el propósito de que coincidiera con los cumpleaños del presidente Abraham Lincoln y de Frederick Douglass, abolicionista del siglo XIX.

El primer Mes de la Historia afroestadounidense oficial fue anunciado por el presidente Gerald R. Ford, en 1976, quien instó a los estadounidenses a “buscar la oportunidad para honrar los logros de los afroestadounideses, con mucha frecuencia ignorados, en todas las áreas de actividad de nuestra historia”.