Bayamo, patrimonio de Cuba e Hispanoamérica

Bayamo, segunda ciudad más antigua de Cuba, conservaba los mejores exponentes arquitectónicos del siglo XVII cubano. Ese período fue de gran auge económico para la villa debido al activo comercio de contrabando de sus pobladores.

El rico patrimonio constructivo de Bayamo fue inmolado el 12 de enero de 1869, cuando la ciudad fue incendiada por sus propios habitantes para impedir que cayera en manos de las tropas españolas, a inicios de la primera guerra de independencia.

Sin embargo, aún se conservan casas en colgadizos, pervivencias de aquellos modos remotos de construir las viviendas, casi desaparecidos en el resto del país.

El fuego, sin embargo, no pudo destruir uno de los testimonios patrimoniales más relevantes de San Salvador de Bayamo, de Cuba y de Hispanoamérica: las evidencias urbanas de que las poblaciones tempranas estuvieron integradas por dos asentamientos: la villa de los españoles y la aldea de los aborígenes.

Fundada en 1513 en la provincia indígena de Guacanayabo, en 1515 fue trasladada a su actual emplazamiento. En un sitio que no ha podido identificarse se estableció un poblado denominado “Las Ovejas”, donde fueron concentrados los indios del territorio.

Las discordias y desavenencias que se suscitaron entre los indios de “Las Ovejas” obligaron a dividir el poblado en dos: uno ubicado en la proximidad de la iglesia de San Juan Evangelista, al sureste de la ciudad y, otro hacia el lado opuesto, en la cercanía de la iglesia de Santa Ana.

acto político en plaza de la revolución en Bayamo, 1928
Homenaje a Francisco Vicente Aguilera, Bayamo

Lleva en su alma la bayamesa
Tristes recuerdos de tradiciones
Cuando contempla sus verdes llanos
Lágrimas vierte por sus pasiones.

Sindo Garay

Catedral de Bayamo y Manzanillo

En el trazado urbano de Bayamo se aprecia con claridad la villa española organizada en el centro urbano de trazado semiregular y el trazado irregular de los lugares donde estuvieron las aldeas aborígenes en los extremos este y oeste de la población.

El centro de Bayamo no coincide en la actualidad con el lugar donde se encuentra la iglesia Parroquial y la plaza Mayor, sino que se configura por el cruce casi perpendicular, a manera de cardus y decumanus, de las calles San José (actual Perucho Figueredo), en la orientación Este/Oeste, con la de San Juan, (actual José Martí), en sentido Norte/Sur.

Es muy probable que la iglesia de San José, ubicada próxima a la intersección de las mencionadas calles, ocupara el lugar de la primitiva Parroquial.

Destruida en 1551 por un terremoto, la Parroquial fue fabricada de nuevo entre 1609 y 1613 más al Noroeste, con el consiguiente traslado del núcleo de la villa, en la proximidad inmediata al río Bayamo y en la cercanía al convento de San Francisco, fundado en 1582.

Esta iglesia Parroquial ha llegado a nuestros días con algunas transformaciones pero se conserva casi tal como fuera fabricada, con la capilla de la Soledad (1738-1740), adjunta a la misma, y el extraordinario altar de madera tallada elaborado por el bayamés Manuel del Socorro a mediados del siglo XVIII.

Fuente: Conferencia de la doctora Alicia García Santana.