Dirigencia indígena convoca a marcha. Foto: Yaku Pérez/Twitter

Con el 99,44% de las actas escrutadas, la diferencia entre el candidato indígena Yaku Pérez y el empresario Guillermo Lasso no permite establecer con claridad el contrincante del correismo a la segunda vuelta. En este momento, con tan solo 4 502 votos a favor de Pachakutik, los partidarios de Yaku se ponen en alerta.

Esta mañana el asambleista Salvador Quishpe denunciaba en televisión presuntas irregularidades que podrían ser indicios para un fraude contra el presidenciable de Pachakutik. El temor al cambio en la tendencia generó la convocatoria del liderazgo indígena para concentraciones en Quito y Guayaquil.

A la orden de Yaku Pérez se se aglomeraron sus simpatizantes en las inmediaciones de la delegación del Consejo Nacional Electoral en Guayas. La policía anti disturbios dispersó a los manifestantes pacíficos con gases lacrimógenos. Tanto en Guayaquil como en las provincias de la Sierra aumenta el descontento entre los seguidores del Movimiento de Unidad Plurinacional Pachakutic.

Las calles vuelven a ser la clave

La presión de los sectores indígenas se sintió con fuerza en octubre de 2019 cuando apelaron al derecho constitucional a la resistencia y paralizaron el país. No es descartable que un escenario similar se vuelva a repetir en las próximas horas y días si se confirma una victoria pírrica de Guillermo Lasso sobre Yaku Pérez.

Manifestaciones en Quito en octubre de 2019.

Inconsistencias e irregularidades ya confirmadas son el detonante de un probable paro nacional indígena. Hecho que de concretarse sería caldo de cultivo para la violencia de grupos extremistas de procedencia política dudosa. El liderazgo indígena patentó sus intenciones de protestar pacíficamente pero alertó que esto podría atraer a seguidores del expresidente Rafael Correa para generar caos.

El país se encuentra en una situación delicada, un enfrentamiento interno de la oposición podría ayudar indirectamente al candidato de la Revolución Ciudadana, Andrés Arauz.

Qué podrá ser

De cara a la segunda vuelta, la oposición al correismo necesita de un diálogo inicial, previo a conformar alianzas para un eventual gobierno de coalición. Un enfrentameinto entre fuerzas de centro derecha y centro izquierda generará un clima de ingobernabilidad. El país no puede darse el lujo de estas pugnas internas en medio de una crisis económica de dimensiones insospechadas.

En caso de confirmarse al candidato indígena para la segunda vuelta, un acuerdo con Izquierda Democrática a través de su candidato, el empresario Xaviér Hervas, podría dejar a Lasso y su partido sin capital político. Hervas representa a los sectores industriales y da mayor seguridad a los tan necesarios inversionistas.

Una unidad entre Pachakutik e Izquierda Democrática reconfigurará el rostro político en Ecuador, evitando su retorno a las alianzas bolivarianas y los pactos con la Habana y Caracas. Dependerá de como se comporte la tendencia en el conteo del 0,56% de actas restantes. Ecuador se juega en las próximas horas la posibilidad de un gobierno de unidad nacional o el retorno del correismo.