Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se suma a los casi 2 millones de mexicanos contagiados por covid-19, y rezándole un poco a «la morenita» esperemos que no sea de los 180 mil muertos que deja la pandemia en México. Con la saturación de los cementerios, ya algún chistoso recomendó enterrarlo en el Zócalo.

El presidente se encuentra bajo tratamiento en el Palacio Nacional, donde está recluido junto a su familia y bajo una vigilancia estricta. Hasta el momento los síntomas son leves y el pronóstico es desalentador para la oposición.

Jair Bolsonaro, Donald Trump y AMLO contrayeron la enfermedad por las misma causa, arrogancia megalomaniaca. Estos «machotes americanos» se creyeron inmunes a la enferemedad y demeritaron las graves efectos del virus.

En abril, cuando apenas contaba con una treintena de fallecidos y no llegaba a 2mil contagiados, AMLO expresó: «Es una crisis transitoria, esto significa que vamos a salir pronto, que no es una debacle porque son mucho más las fortalezas que nuestras debilidades y flaquezas».

AMLO el mero mero inmune

El «escudo protector» de sus estampitas religiosas dejaron de funcionar, el 18 de mayo pasado era infalible, por alguna razón perdió sus poderes antivirales. Recomendamos no mandar a la tintorería la chaqueta con los amuletos dentro, para que no se vean en la situación de AMLO.

Al parecer los consejos de Hugo López-Gatell no han dado resultado. Médico de cabecera y consejero de salud del presidente, deberá cuidarse que la fuerza de contagio del mandatario no supere su fuerza moral, pues para este funcionario la moral de AMLO es superior a la capacidad de enfermar a otros. Este personaje es el mismo que recomendó usar la «inmunidad de rebaño», promoviendo la idea del contagio del 70 u 80% de la población sacar a México de los efectos de la pandemia. Los resultados hablan por sí solos.

Con el contagio del «mero mero inmune» queda claro para todo México que las precauciones son pocas para evitar la enfermedad. El 60% de la población que vive en la pobreza, según CEPAL, no tendrá las mismas atenciones que el Sr. Presidente. La gestión de crisis sanitaria continua siendo desastrosa. Será un pena ver partir a decenas de miles de mexicanos más.