La Coyuntura ha entrado en vigor en Cuba como nueva unidad de medida del tiempo para asuntos socio-demográficos e históricos. Esta equivale a 30 años, que es el tiempo transcurrido desde 1990 hasta el cercano 2020.

Se ha recalcado que somos uno de los países con mayor esperanza de vida al nacer, con dos Coyunturas y media, solo superado por algunos pueblos de Asia oriental que, dicho sea de paso y contrario a lo que podríamos pensar, no comen tanta Moringa.

Ya se revisan algunos textos de historia para cambiar períodos y nombres como por ejemplo el de Guerra Grande, llamada así por algunos historiadores exagerados cuando en realidad se refieren a una contienda que solamente duró un tercio de Coyuntura.

Entre las primeras estadísticas histórico-demográficas que se revisan está el tiempo que vivían los aborígenes cubanos. Así, se ha determinado que nuestros indios eran seres coyunturales, pues solo vivían treinta y pico de años como promedio, siendo los Taínos un poquito más coyunturales que los Siboneyes y los Guanajatabeyes.

Cuba ha propuesto a organismos internacionales la aplicación de la Coyuntura como medida de tiempo universal, sobre todo para cuestiones históricas. Se ha analizado el caso de la Biblia, por ejemplo, donde se asevera que Matusalén vivió 969 años.

Con semejante numerón, plantean especialistas cubanos, no es de extrañar que haya tanto incrédulo hoy día. A ver si no suena un poquito más lógico y creíble decir que Matusalén vivió 32,3 Coyunturas.

Pero volvamos a nuestra realidad actual. Algo muy importante en nuestra sociedad son los niños y adolescentes; y especialmente importante para las muchachas cubanas es el arribo a su media Coyuntura.

Para ese entonces, ya la familia de la mediocoyuntural habrá pasado un quinto de Coyuntura ahorrando un dinerito, los padres del novio aportarán lo suyo, y algún pariente desde el extranjero enviará su remesa para así, entre todos juntos, lograr la fiesta y las fotos más espectaculares del barrio.

Otra etapa importante es el arribo a los 60, que unos llaman tercera edad y otros prefieren denominar sexalesencia. Justo en ese momento usted habrá tirao pa´ atrás par de Coyunturas; lo cual se dice fácil.

Tal vez también por eso cuando una persona llega a sus 60 con buena salud y entusiasmo, algunos dicen con admiración: “Está entero; no le duelen ni las coyunturas”.

Foto: Cubahora.cu