La optimización general de contenidos en una Web requiere considerar, como una de las premisas fundamentales, el protagonismo de los textos.

El gurú de la Usabilidad Jakob Nielsen, plantea que es el texto el foco de atención de los usuarios, la razón por la cual se conectan a Internet y lo primero que observan cuando cargan una nueva página*.

Otra premisa es que un gran número de usuarios escanea las páginas, principalmente las de inicio o portadas, lo cual puede aplicarse a todas aquellas que contienen un conjunto de enlaces, como páginas de secciones y categorías.

Este escaneo pudiera entenderse como saltos de vista intuitivos sobre determinadas partes, con el objetivo de localizar ágilmente detalles de interés. Difiere de la lectura metódica, o sea, detallada y completa de un artículo o de los distintos elementos que componen la arquitectura informacional.

El escaneo de los textos, en particular, sigue un patrón en F, sobre todo en páginas de inicio. Según esta demostración, el titular y el párrafo introductorio (lead o resumen), y sobre todo las primeras palabras de la izquierda en ambos casos, deben actuar como ganchos que estimulen el acceso y la lectura del artículo completo en su correspondiente página interior.

El uso de los dos puntos en titulares y de la voz pasiva en párrafos puede servir de ayuda a los efectos de situar los elementos más importantes en el lado izquierdo, sin que ello signifique abuso de tales propuestas o dejar de lado otras normas generales para una buena redacción.

Enganchar al usuario también exige utilizar frases y palabras de significado directo. La perenne tentación de la metáfora, presente en periodistas culturales y escritores, no parece muy recomendable, entre otras razones por el sentido localista o contextual que a veces tiene lo metafórico.

La precisión semántica en la Web, además, evita problemas de traducción o lectura por algún usuario de otra lengua natal, otra razón para el cuidado que requieren párrafos introductorios y títulos en su función de ganchos escaneables.

Los títulos demandan explicarse por sí mismos, ya que pueden aparecer fuera de su contexto original, como en páginas de resultados de búsquedas, canales RSS, boletines, links en otros sitios, e incluso en el menú de favoritos en un navegador.

Las páginas de resultados de los buscadores son un caso de especial importancia, porque entre ellos podrían aparecer descripciones u otros fragmentos de nuestro texto, y convendría tratar de ofrecer fragmentos sintéticos y con sentido, en torno a las palabras o frases que intentamos posicionar.

La usabilidad de textos Web se perfecciona aplicando a la redacción y edición, además, los siguientes principios:
• Brevedad, familiaridad y precisión de los términos empleados.
• Verbo fuerte (presente o pasado simple) y directo.
• Adjetivos y adverbios descriptivos y exactos, en lugar de valorativos.
• Combinación de frases y oraciones cortas y largas.
• Uso de subtítulos informativos, de ser posible sin artículos gramaticales, para introducir un segmento y romper la linealidad del texto.
• Empleo de listados (como el actual), introducidos con frases o palabras portadoras de información, que pudiesen ir en negrita (Bold), y siguiendo una estructura paralela, por ejemplo: comenzar siempre con infinitivos. Se recomienda no enumerarlos si no es necesario y establecer un límite de ítems de 7 más o menos 2.

Volviendo sobre las páginas de inicio y su escaneo, hay que considerar, además, la conveniencia de no cargarlas demasiado. De hecho, sería recomendable situar un mínimo posible de los artículos más recientes e importantes de la edición, con sus titulares e imágenes destacadas y su correspondiente párrafo introductorio.

Otros artículos en la página de inicio convendría ubicarlos en listas de titulares, más fáciles de escanear.

Epílogo
La labor del periodista y del editor de medios on line requiere de una especial atención a los nuevos modos de uso e interacción con los contenidos por parte del usuario.

Escribir para la Web, más específicamente para la Web 2.0, es participar de un intenso diálogo, y eso es tal vez lo primero que deberíamos tener en cuenta.

Al hablar de Usabilidad de textos en la Web, precisamente lo que hacemos ahora es sumarnos a ese gran intercambio.

Por ello, las ideas aquí expuestas no son más que simples reflexiones en busca de juicios más profundos en este contexto de gran complejidad y participación comunicativa llamado Ciberespacio.

* Jokob Nielsen es citado en ‘Cómo escribir para la Web’, Iniciativa del Centro Knight para Periodismo en las Américas, de la Universidad de Texas en Austin, de Guillermo Franco. Ambos autores resultan elementales en el desarrollo de este trabajo.

¿Quieres conocer más sobre lugares, historias y personas interesantes?
Subscríbete o nuestro boletín.